miércoles 07, diciembre 2016 | Actualizado 15:56 (hace )
testimonio revelador

Marcela Ortiz: "Maradona hacía fiestas en la que circulaban bandejas de droga"

10/08/2013 21:36 hs
La expareja de Guillermo Coppola rompió el silencio luego de muchos años de permanecer en el anonimato.
Si algo le faltaba al caos interminable que rodea a Diego Maradona, es que apareciera Marcela Ortiz, la mujer que compartió diez años al lado de Guillermo Coppola en la época del apogeo del futbolista y vio tanto su mejor momento, como los peores.

"Estuve diez años con Coppola, fui testigo de muchas cosas. Se ve que se olvidó de ponerme en el libro", expresó en "Secretos Verdaderos" y agregó que esa época que compartió con el representante y el futbolista fue "Vivir en el Olimpo, Diego estaba muy sano. Viviamos con Claudia. Lo que aguantó Claudia ni un cuardo de mujer lo hubiera soportado".

"El tema de Sinagra siempre fue tabú. A puertas cerrada siempre se dijo que solo fue una noche. A ella no la ví nunca, pero en las reuniones había otras mujeres", confesó.

La mujer que también estuvo casada con Raúl Taibo, aseguró que "El amor de Claudia a Diego es para hacerle un monumento. En esa época todo lo manejaba Guillermo. Se separaron porque Diego dijo que le robó. Diego mantenía a mucha gente en ese momento y Guillermo es muy hábil en números, pero las cuentas no daban".

Sobre el rumor de un affaire entre la mujer del "diez" y su manager, explicó: "Claudia seria incapaz de haber hecho algo con Coppola".

"Yo vi drogas, exceso y lujuria y más también. Se distribuían drogas en una bandeja en las fiestas que hacían. Diego no fue cuidado. En esa época no tenían asumido su problema con la droga", reconoció.

Por último afirmo que cuando vivían en Italia "Había cuentas en paraísos fiscales a nombre de Diego, de Guillermo y muchas otras personas, ni Claudia ni las hijas tenían cuentas en ese momento. Lo que más me impactó lo ví en Argentina. Diego pasó días encerrado en una habitación. El objetivo de Guillermo era financiero y no lo cuidaba".

El pasado oscuro de Maradona vuelve a decir presente de la mano de alguien que lo vivió desde adentro.