lunes 05, diciembre 2016 | Actualizado 15:29 (hace )

La maldición de ser pico de rating

06/09/2013 23:55 hs
Todos los mediáticos y famosos sueñan ser "el pico de rating" del programa donde están. Pero a veces ese momento puede ser una carga para los bendecidos con el número.
Por Rodrigo Lussich
@rodrigolussich

Por Adrián Pallares
@adrianpalla


El pico de rating suele ser el desvelo de los productores de televisión, todos quieren lograr ese número que muestra cual fue el momento de mayor audiencia de un programa. También las figuras del espectáculo y también algunos periodistas ansían con ese preciado número de rating.

Pero para muchos, lo que alguna vez fue una alegría, luego se convierte en una "maldición". Picos de rating han sido la Mole Molí y Charlotte Caniggia en "Showmatch", por ejemplo, o Zulma Lobato, en programas como "Infama" o "Mas Viviana". Sólo para dar unos ejemplos concretos de personajes que han logrado importantes momentos de audiencia.

Ese númerito, ese rating puede convertirse en un lastre importante, porque cuando esos personajes vuelven a presentarse en algún programa y no logran los niveles que tuvieron algunas vez, son expulsados de la televisión. En los últimos días también podemos hablar de las "chicas de Fariña", que han tenido buenos números de audiencia, pero que ahora terminado el affaire, las señoritas volvieron al anonimato.

En sus mejores momentos, todos buscaban a Zulma Lobato, a Ayelen Paleo, para hablar de los Bal - Barbieri o a el Tano Passman, como grandes atracciones a nivel rating. Pero el tiempo pasó, las costumbres cambiaron y esos personajes dejaron de ser rentables a nivel audiencia y todos sintieron que ese "pico", sentenció su carrera mediática para siempre.

Ser pico de rating tiene sus grandes beneficios pero también su enormes contras, la exigencia siempre es medir y si se deja de ser un imán de rating, rápidamente vuelven a su clásica vida, siempre soñando con pescar a alguien para que les solucione los gastos, por el resto de su vida.
Logo de Grupo Indalo Logo de Comscore