jueves 08, diciembre 2016 | Actualizado 05:22 (hace )

Famosas operadas: trama secreta de botox, liftings, cirugías, dientes, pelo y dietas

02/10/2013 08:02 hs
Repasamos casos concretos y los principales tips de cirugías y cambios de look en los famosos, que terminan dejándolos muy lejos de aquellos que una vez fueron, pero ya no se nota.
Por Adrián Pallares
@adrianpalla

Por Rodrigo Lussich
@rodrigolussich

La decisión de Verónica Ojeda de operarse toda a nuevo vuelve a poner en el tapete el tema de la obsesión de los famosos por las cirugías. Los liftings son de lo peor que se pueden hacer en la cara. Quedan estirados, sin vida y con las orejas a la altura de la nuca. El botox: en justa medida puede funcionar, pero si abusan pueden quedar como Ricky Maravilla en Showmatch, que tenía la cara que parecía un globo. No se recomienda el exceso.

Los dientes: tema del que hemos hablado en la célebre nota del año de los dientes largos. La verdad es que se nota mucho el acrílico con el que los hacen. Son preferibles los propios que esas canaletas blancas que se ponen algunos. El pelo: a los que nos falta nos da bronca los que tienen. Pero algunas extensiones dan miedo, y más miedo dan cuando no las lavan. El horror.

Las dietas: este es un punto serio, la verdad es que muchas de las mujeres de la farándula pesan como nenas de 12 años. Por favor chicas, coman, nos gustan las mujeres con formas, y además es más saludable para todos. No es bueno generalizar pero en el mundo de las mediáticas sobre todo, donde reina el canje, los resultados suelen ser poco felices. Donde había boca ahora hay nariz, donde sacan te lo agregan en otro lado. En general no han quedado muy bien, no no.

Después de Inesita, el personaje de Gasalla que se hacía una cirugía por semana, parece que viéramos su cara en varias famosas de más de 50. Sobre todo cuando pierden la expresión en el rostro. Nacha Guevara es ejemplo de lozanía y vitalidad; tiene como cien años y parece de la mitad pero uno se pregunta: ¿Dónde habrá quedado su primera cara? ¿La venderán en algún remate? ¿Será motivo de estudio en alguna universidad? ¿Estará en una feria americana de Longchamps?

Silvia Montanari es otro ejemplo de muy querida actriz pero su álbum de caras también se puede coleccionar en figuritas para completar y pegar. Narices, qué ítem. La pobre Adriana Brodsky ha tenido serios problemas. Se la fue operando una y otra vez hasta que finalmente la suya... desapareció. Los labios son otra cuestión, Raquel Mancini y Paula Volpe tuvieron serios problemas con los suyos hasta el punto de que su boca camina dos metros más adelante que el resto de su cuerpo.

Gomas se han puesto todas y en general les quedan bien salvo cuando les explota una. Son de una modalidad clásica y cuesta diferenciar una de otras, pero mayormente suelen tener dos. La que venga con tres pasa al frente. Patricia Sosa quedó como con cara de susto un buen tiempo hasta que se le aflojó su cirugía. A la chica Charlotte la hicieron de nuevo, la Paleo ya hemos dicho que es un caso único de alguien que queda peor después de operarse, Fernando Bravo cuando se operó en los 90, quedó inflamado varios meses, y siguen las firmas. Mi tío Tito tuvo una fábrica de almohadones hasta que se dio cuenta que era más efectivo vendérselos a los cirujanos para que hagan culos de famosas. Porque la gente que trabaja en el mundo del espectáculo, utiliza su cuerpo como su arma y lo debe mantener bien arreglado. Las cirugías son una buena arma.

Las que no son de canje en general son buenas y no se nota que están realizadas. Todos nos quejamos pero los varones somos los peores, si las mujeres no tienen buenas lolas somos capaces de decirles las peores bromas. Si se operan también las "castigamos", a veces nada nos viene bien.

La cirugía buena es aquella que cuando el operado sonríe, no se le cierra un parpado por la costura. Muchas famosas de las top tienen más de 5 operaciones en su cara y casi no se notan. Algunas famosas que recién empiezan que tienen la cara igual a la de tres o cuatro chicas más de su generación, parecen gemelas de bisturí.  Lo peor de estas operaciones es cuando sale el médico cholulo a contar todo lo que se hizo el famoso con pelos y señales. Porque cuando la gente aún lo llama por su nombre, significa que fue una operación genial.

Cuando no tienen una cara que les atrasa 20 años en relación a su cuerpo, también es buena. Cuando el famoso no tiene todos los días que aclarar, es una buena señal que la intervención fue genial. El abuso de las operaciones en gente joven, es un tema para analizar, deberían los profesionales controlar un poco más a los pacientes y no ver todo como un mero negocio.
TAGS
rodrigo lussich, adrián pallares,
Logo de Grupo Indalo Logo de Comscore