lunes 05, diciembre 2016 | Actualizado 09:46 (hace )
Fotos

La vida de Felipe y Martita, los hijos de Ricardo Fort, luego de su muerte

04/12/2013 09:37 hs
Los mellizos de nueve años viven en la casa de su padre junto a su padrino, Gustavo Martínez, y Marisa, su niñera.
La mañana del lunes 25 de noviembre sorprendió la triste noticia de la muerte de Ricardo Fort (45 años). El empresario, que estaba internado desde el jueves pasado en el Sanatorio de la Trinidad, sufrió un paro cardiorespiratorio, producto de una hemorragia digestiva masiva.

Ricardo era padre de los mellizos Marta y Felipe (9 años), quienes llevan los nombres de sus abuelos y quedarán bajo la custodia legal de Gustavo Martínez, padrino de los chicos y expareja del empresario.


"Vamos a vivir como siempre, pero sin papá", dijo Felipe cuando le consultaron cómo será su vida de ahora en adelante.


En la casa donde vivía Fort con su novio, Rodrigo Díaz, sus hijos, la niñera, Marisa, y todo su "entorno", ahora vivirán Martita, Felipe, Marisa y Gustavo Martínez. Los cuatro juntos tratarán de salir adelante. Ya que Díaz contó en "Implacables" -el programa que Carlos Monti y Susana Roccasalvo- que está viviendo en un hotel.


En una producción para la revista "Caras", los hijos mellizos posaron junto Gustavo, Rodrigo Díaz, el último novio y la niñera, Marisa, en el cuarto de su papá, junto a sus mascotas y sus objetos preferidos: jeans con strass, zapatillas, cinturones y gorros.


En uno de los cuartos de su departamento de Belgrano, Ricardo instaló una cama solar. Sobre la mesa de cristal, portarretratos, medicamentos y santos, convivían de manera desordenada. Fort era creyente y encendía una vela todas las noches, revela la publicación.


Ricardo había montado un mini estudio de grabación en su propio living. Allí grababa sus pistas y soñaba con convertir a Rodrigo Díaz en un cantante tropical, es por eso que el joven estaba en Miami cuando el empresario murió.


También hay una tierna foto que quedará como un especial recuerdo para Martita y Felipe, quienes tienen un cuadro del retrato familia, que compartimos en la galería de imágenes de esta nota.


Gustavo posó en el baño, el lugar preferido de Fort, donde solía pasar cuarenta minutos pensando y fumando. Además, entre los perfumes y las cremas, tenía un pequeño altar y agua bendita. Martínez Aún conserva el último perfume de Fort, "Sequoia" y quiere donar sus cosas para beneficencia.


En la entrevista, confiesan que Martita heredó de su padre y su abuela su fuerte personalidad. Al conocer la noticia de su muerte, rompió en llanto y lamentó no haber tenido tiempo para acercarse más a su padre.


Por último, la publicación anticipa que los mellizos no expresan tristeza, sonríen y están de buen humor. La relación con su papá del corazón en óptima y Marisa es la contención de todos.

TAGS
ricardo fort,