lunes 05, diciembre 2016 | Actualizado 07:53 (hace )
Íntimo

Guido Kaczka habló de los rumores de infidelidad en su matrimonio con Bertotti

06/03/2014 18:18 hs
Cuatro años después de separarse de la actriz, el conductor rompió el silencio y contó detalles de la ruptura de su matrimonio.

Guido Kaczka y Florencia Bertotti estuvieron en pareja doce años, se conocieron cuando ella tenía 18 años. Vivieron una linda historia de amor que comenzó en la televisión y fruto de esa relación nació Romeo, que hoy tiene cinco años.


En 2010 la pareja decidió ponerle fin y fue una escandalosa separación para los medios ya que hubo muchos rumores que los propios protagonistas no supieron aclarar. Se trataba de un supuesto tercero en discordia, Federico Amador, que hoy está en pareja con la actriz.


Cuatro años después de separarse, Guido Kaczka rompió el silencio en una entrevista íntima con Fernanda Iglesias para personajes.tv y contó algunos detalles de la ruptura.

 

-¿Cómo viviste todo ese momento de tu separación, cuando fuiste tapa de revistas?


- Así, como parte del asunto. Hoy puedo pensar más en eso que en el momento. En ese momento no lo pensaba demasiado porque tenía tanto quilombo. Uno se está separando y la situación de una separación, con un hijo... Le estás poniendo mucha garra a eso, y la verdad que todo lo de la prensa era un detalle. Obviamente inflamaba el asunto, lo ponía un poco más en la familia, que todas las familias sufren las separaciones.


- Pero la de ustedes fue tremenda. ¡Siempre vas a ser el novio de Floricienta!


-No, de ninguna manera. Además, estoy ya hace tres años conviviendo con mi novia.


- ¿Qué pasó con Floricienta? ¿La engañaste?


- No. Imaginate que a veces las cosas terminan y se terminó. Uno ahora está acostumbrado a eso pero creo que cada uno, cuando se le termina, es un dolor y también una oportunidad, como es la vida. Teníamos el cariño de la gente y del medio también porque hacíamos una buena pareja y tuvimos nuestro hijo.


-Y se casaron como en un cuento de hadas. ¿Cuánto duró el matrimonio?


- Una vez leí una cosa que dice, '¿cuánto tiene que durar un matrimonio? Un matrimonio tiene que durar lo que dura un matrimonio'. Estuvimos casados dos, tres años. Pero bueno, estamos divorciados. Hace cuatro años que me puedo volver a casar.


-¿Te vas a volver a casar?


- Cuando vos te casaste y tuviste un hijo, tenés más puesta la cosa en el hijo, entonces no soy de decir "eh, me voy a casar". Yo me casé y tuve un hijo. Y cuando tuve un hijo me di cuenta que esa era la papa, ¿viste? Entonces no vivo el casamiento como... estoy siendo prudente porque mi mujer...

- ¿Quién es ella?



- Soledad se llama.


- ¿Qué hace?


- Es licenciada en Ciencias de la Comunicación, y labura en marketing, en una empresa multinacional de maíz. Es muy linda ella y la verdad es que estoy muy enamorado.


¿Ella tiene hijos?


-No.


- O sea que otro hijo vas a tener.


- Sí, claro. Y eso es otra cosa que me gusta y que quiero. Romeo es la felicidad de la familia, cuando estoy con él digo: "Ah bueno, para esto vine".


- ¿Fue duro el momento de la separación?


- Vivimos momentos duros, pero, mirá, hoy justo lo decía en la radio porque escuchábamos el mensaje de Steve Jobs en Stanford. Yo justo lo había escuchado en un momento no tan bueno, cuando me estaba separando. Y ese discurso es alucinante porque el tipo cuenta cómo los problemas y las cuestiones que menos nos gustan, en definitiva son la verdadera oportunidad. Obvio que nadie quiere los problemas. Si vos me decís ahora "dale, che, vos que pensás que es oportunidad, ¿sabés qué? Te voy a dar un quilombo". No, no me lo des. Tampoco soy pelotudo. Pero cuando suceden, si a uno no lo mata, sale fortalecido. Entonces, en esos momentos, laburé mucho conmigo mismo. No tenés nada mejor que hacer, aunque estés muy mal, y bueno, es lo que tenés para hacer.


- ¿Estuviste solo, encerrado en un departamento...?


- No, no. Tampoco la manía de "acá no pasa nada". La verdad es que me gusta andar por el medio. Es una paradoja porque mi programa se llama A todo o nada. Pero creo en los matices, y uno se va corriendo un poco más hacia el todo, un poco más hacia el nada, pero en definitiva ninguno de esos dos extremos es muy verdad. Y el laburo que hice fue ese. Uno no es víctima de nada ni es tampoco el malhechor, son las circunstancias, eso sucede.


- ¿Y ahora te llevás bien con Florencia?


- Muy bien, somos los papás de Romeo, que tiene cinco años y lo estamos criando, sabemos que es el gran asunto que tenemos y en eso andamos.

TAGS
florencia bertotti, guido kaczka,