domingo 11, diciembre 2016 | Actualizado 03:39 (hace )
Peligro

Guarda con los fans

10/06/2014 08:58 hs
El caso de una chica que se quiso cortar las venas porque su idola "Violetta" no quiso seguirla en Twitter mostró los efectos que pueden ocurrir cuando ser fanático se pone peligroso.
Rodrigo Lussich
Por Rodrigo Lussich
Codirector
El caso de una chica que se quiso cortar las venas porque su ídola Martina "Violetta" Stoessel no quiso seguirla en Twitter mostró nuevamente los efectos enajenados que pueden ocurrir cuando ser fanático se pone peligroso.

Por supuesto que se trata de casos aislados y de mínimo porcentaje. Pero en el ámbito adolescente es donde pueden manifestarse estas situaciones tan desagradables que dan miedo. La culpa no es de la cantante al no querer seguirla en la red social, claramente, pero pone de manifiesto el mundo paralelo que genera esa admiración en chicos que por un momento sienten que son capaces de dar la vida por ese ídolo fuera de todo registro lógico.

Casos en el mundo de la canción, sobre todo, hubo y habrá. Ayer una nota mostró la reacción intempestiva y furiosa del papá de la cantante y actriz cuando fue abordada por un cronista que le preguntó sobre el caso. ¿Por qué se enojó tanto el señor Stoessel? Quizás haber dado una respuesta más contemplativa pudo haber servido para ejemplo de otros chicos o chicas que estuvieran mirando la nota.

Hace unos años en la puerta de canal Trece un papá desesperado me pedía ayuda porque su hija adolescente se había ido de su casa porque no lograba que la dejaran ir a buscar allí a Paula Chaves. La llamé a Paula para que le pidiera a la chica por Twitter que vuelva a su casa. Uno no imagina muchas veces el grado de identificación que estos iconos representan para los adolescentes que ven en ellos lo que quisieran ser como representación de sus anhelos.

Alguien capaz de morir por su ídolo se vio toda la vida; twist y gritos desde y antes de Los Beatles y hasta las nenas de Sandro; los talibanes de Cristian U; los "pauliters", las de Coki; las de Justin; y miles más ahora y en todos los tiempos. En el medio, algún caso extremo o enloquecido que puede terminar mal.

Esta quizás en los grandes dar ejemplos y llevar tranquilidad. Una respuesta tranquila del papá de Violetta no hubiese estado mal.
TAGS
violetta,