domingo 04, diciembre 2016 | Actualizado 11:23 (hace )

El revelador sueño de Gustavo Yankelevich con su hija Romina Yan

12/12/2014 12:26 hs
El empresario televisivo contó, por primera vez, una experiencia mística y muy íntima que vivió tras la muerte de la actriz.
El 28 de septiembre último se cumplieron cuatro años de la sorpresiva muerte de Romina Yan, y por primera vez su padre, Gustavo Yankelevich develó un sueño que tuvo con la actriz tres meses después de su desaparición física.

Invitado por Andy Kusnetzoff  en su ciclo "Perros de la calle", el productor habló a corazón abierto del dolor más grande que le tocó soportar en la vida.

"No me molesta para nada hablar del tema de Romina. A mí se ha acercado gente que había sufrido el fallecimiento de un hijo y me dieron tips que fui viviendo. Me dijeron 'prestá atención a esto o a aquello'", comenzó relatando.


"A los tres meses que falleció Ro, fui a renovar el registro y Mirta, una señora que trabaja ahí, daba vueltas y vueltas hasta que me vio solo y me dijo que le había pasado lo mismo, que una hija de ella falleció a los 19 años, en un accidente de autos. Lloraba, la abracé y me dijo 'preste atención a la música'. En esos tres meses que no estaba Ro, yo ya lo había hecho sin saberlo. Es decir, en ese tiempo escuchaba temas que me hacían acordar a ella. Cuando Mirta me lo dijo, ya lo sabía yo, ella me lo reafirmó", contó Gustavo.


"Esto lo voy a contar públicamente por primera vez, aunque ya lo dije en privado a mis seres queridos. La última vez que estuve físicamente con Romina fue tres días antes de que muera y ese día hablamos cinco horas. Fue inusual, porque siempre me quedaba una hora con ella. Cuando me fui, me acompañó al auto, me dio un abrazo, un beso y me dijo 'tengo algo que contarte'. Le dije 'estuvimos cinco horas hablando, ¿y me lo decís ahora?'. Entonces le pregunté: '¿Es bueno o malo?'. Me contestó 'es bueno, pero no era para contártelo ahora'. No me lo llegó a contar...".


Emocionada, Yankelevich fue más allá: "Gracias a ella, y porque está escrito, pude saber qué era eso. El tema es que Romina tenía su analista, con quien se atendió por 17 años. A los dos o tres años de atenderse con ella, me llamó a una sesión para mí solo. Cuando conocí a Mary, pensé que era fantástica y la quería de psicóloga mía, pero ella me contestó que no podía porque no era ético. Le conté a Romina y me dijo 'para vos sí, papá'. Entonces empecé a hacer terapia con ella y hace ya más de 14 años que me atiendo con Mary".


El productor continuó: "A los cuatro días de la muerte de Romina tuve un sueño muy nítido, era con colores y de una nitidez brutal, tan brutal que no era de la tierra, era un cuento, con nombres de gente que no conocía y que Ro me presentó en el sueño.Entonces voy a lo de Mary y le digo "voy a empezar por una pelotudez, tuve un sueño... No sé qué fue y le empecé a narrar. Cuando le contaba, abría los ojos y me dijo 'Romina te quería contar eso justamente, te fue a contar al sueño lo que te dijo que te iba a contar en persona'. Los nombres de la gente que me presentó en el sueño, ¡eran los nombres de gente con la que iba a trabajar en la comedia! Mary tenía la historia de Romina ahí y me lo dijo ella".


"Llegué a mi casa, me tiré en ese sillón en el que tantas veces lloré, y le agradecí a Dios no haberla perdido. Romina está conmigo", finalizó ante un silencio rotundo.




TAGS
romina yan, gustavo yankelevich,