lunes 05, diciembre 2016 | Actualizado 01:50 (hace )

Cómo viví el 2014, por Rodrigo Lussich

26/12/2014 09:14 hs
A pocos días de terminar el año, hacemos un balance de lo que pasó en el mundo del espectáculo y nuestras tareas periodísticas. El gran año de Marcelo Tinelli y "Avenida Brasil", y la suerte dispar de las ficciones nacionales.

Enero del año que termina significó una nueva alianza periodística para la página que dirijo con Adrián Pallares. Nuestra sociedad con el Grupo Indalo nos permitió una mayor profesionalización, un gran crecimiento de nuestra cantidad de visitantes y del staff periodístico de RatingCero.com. Nuestra página, pese a quien le pese, sigue siendo la "distinta" del mundo web referido a la cobertura de espectáculos. Desde nuestros títulos, nuestras fotos y nuestra manera de contar. Es una alegría terminar el año con mayor crecimiento para este portal.


La tele, nuestra principal ocupación, tuvo un año con suerte esquiva para las ficciones y un gran ganador en lo que a rating se refiere: Marcelo Tinelli no cambia demasiado su estructura televisiva y sin embargo fue el único que pudo ostentar los 20 puntos muy esquivos en general para el resto, exceptuando el "tanque" del año, "Avenida Brasil", batacazo y referente para un género que no consiguió lo mismo en producciones locales. La falta de la telenovela "de autor" sigue siendo el gran déficit nacional. Un autor único que escriba como los dioses, escasea. Las historias se repiten y la ansiedad del medio no ayuda a generar intriga, principal condimento de una buena ficción. Aquí, en el primer capítulo ya sabemos absolutamente toda la trama. Una pena porque las ficciones siguen siendo buenas; los actores excelentes, las producciones de lujo y los costos altísimos. Mal no les ha ido, pero desde "Graduados" que no tenemos un favorito a la vista.


¿Hay o no hay público para ver la tele? Justamente Avenida Brasil demostró que la gente está ahí. Un poco más de riesgo y de paciencia ayudaría a traerla a otros lugares, a más programas de tele abierta y a más alegría para el medio. La gente no se fue a ninguna parte. Lo que está claro es que la gente está podrida de más de lo mismo.


Mi año profesional termina con gran alegría y un gran desafío por delante. Este año pude hacer un montón de cosas y tuve que dejar algunas porque no podía dedicarles a todas la energía que merecían. Pasé por C5N en las tardes del verano; afiancé la gran audiencia de Radio 10 los domingos a la mañana conduciendo "Y más"; fui jurado de "Viviendo con las estrellas"; conduje todo el año "La previa del show" en Magazine para Ideas del Sur y mi participación con "Las Bombas" en "AM" por segundo año consecutivo, fueron pasos hermosos para este presente que agradezco y sabré honrar: la conducción de Infama, por América -canal que me ha abierto las puertas de manera hermosa- desde el 1 de enero a las 16.30; lo que marcará el inicio del 2015.


Mis años de radio en Mardel y en Buenos Aires y este año conduciendo en cable "La previa", más las Bombas y mucho de lo hecho desde los 14 años, sino antes, me han dado las horas de vuelo que me permiten asumir este desafío que es otro paso, otro escalón en lo que más me apasiona. Con la firmeza y la humildad de no querer colgarme ningún anillo ni sentir haber llegado a ninguna parte. Con la seguridad del rol que me va a tocar y de todo lo que puedo dar porque es, sencillamente, lo que hice toda mi vida. Después... como dice el tango... qué importa del después...

Estoy vivo hoy, tengo sueños hoy, siento pasión hoy y voy por más, una vez más de tantas que vendrán, sabiendo hacer lo que mejor se hacer: ¡Volver a empezar!

TAGS
rodrigo lussich,