martes 06, diciembre 2016 | Actualizado 13:33 (hace )
Íntimo

Enrique Pinti se confiesa: "Tengo miedo a morirme, pero a morirme vivo"

03/05/2015 08:32 hs
[ÍNTIMO] A 30 años del estreno, el 15 regresa con "Salsa criolla", con retoques de actualidad, como el caso Nisman. Dice que no se casa con ningún partido político.

El reconocido actor, Enrique Pinti, brindó una entrevista íntima a Clarín en la que habló de su regreso con "Salsa criolla", con retoques de actualidad después de 30 años. También confesó intimidades, pensamientos y críticas.


¿"Tengo una carga importante de gorilismo" es una frase que realmente dijo usted alguna vez?


Si, porque así me educaron. En que la culpa de todo la tenía Perón y hasta los 18 pensé que era cierto. Hasta que empecé a leer.


1985, su primera "Salsa criolla". ¿Qué tanto cambió el país y en qué cambió usted?


Yo no soy el mismo. Tenía 45, hoy 75. Tenía más esperanzas. No había podido votar en libertad y cuando llega el 83 y sale Alfonsín como alternativa de un radicalismo que no era el de Balbín, sino uno más abierto y popular, tenía una emoción bárbara de que con la democracia se come, se educa y todo. Me fui dando cuenta de que los sistemas no se sostienen con un enunciado o con la democracia en sí, sino que hay que cuidarla... Después empecé a hablar pestes del menemismo con Salsa criolla y la gente estaba convencida de que el dólar los había salvado. En el 95, tuve menos público, muchos estaban enojados conmigo. Cambió el país hasta ahí nomás. El espectáculo está vigente. Yo quería contar la historia argentina desde Isabel la Católica, el descubrimiento de América hasta la vuelta de la democracia. Sin darme cuenta hice un ADN argentino. Volví a ver videos de Salsa criolla y me di cuenta que ese ADN funciona más allá del gobierno que esté, por eso retomo la obra.


¿A quiénes va a meter esta vez en la tripulación?


Ahora voy a meter en la tripulación de Colón a un jefe de gobierno procesado, un vicepresidente procesado. Toda la mierda del sistema la voy a meter en la carabela de Colón. En el monólogo final voy a poner el acento en que nuestro ADN  permite que apliquen el sistema que apliquen, de derecha o izquierda, ultraneoliberal, populista, corrupto o transparente, siempre terminamos en lo mismo: deflación, inflación, quilombo y dólar. Es fácil decir la culpa la tuvo Perón o Cristina. Pero cuando uno tiene memoria se da cuenta de que todos los sistemas fracasaron.


¿Entonces qué se hace?


Es el ADN. Ese ADN arribista, inmaduro, echamos la culpa a lo actual y decimos Afuera es mejor.

¿El caso Nisman estará en "Salsa criolla"?


Vamos a ver, por ahí resucita. Cualquier cosa puede ocurrir. No voy a hablar desde la tribuna política, sino desde la vergüenza de no poder establecer si se mató. Si las primeras 24 horas la fiscal llega tarde, si empiezan a embarrar la cancha de un lado y otro... No voy a tremendizar porque sería irresponsable. Es un tema delicado para tratar. Yo hay cosas con las que estuve muy de acuerdo con Cristina y aplaudí, y fui a casa de gobierno cuando se instrumentó la ley del matrimonio igualitario o las leyes contra el maltrato de la mujer. No soy un necio ni un pelotudo. No estoy ni a favor ni en contra partidariamente. Nunca fui peronista, ni kirchnerista, fui pintista y se acabó la milonga. Odio cuando dicen "No la puedo ni ver, es cuestión de piel". Así no se juzga, si es una cuestión de piel, hacete ver por un dermatólogo.


¿Está preparado para que tilden su espectáculo de un lado u otro del debate?


La grieta la puede ver la gente joven. La gente como yo sabe perfectamente la grieta del 46 al 55 y en el ambiente desde el 55. Niní Marshall, Arturo García Buhr, Libertad Lamarque. Se tuvieron que ir del país directamente por sus diferencias con el peronismo.  O lo que pasó con Hugo del Carril o Tita. Por lo tanto, peronistas, radicales o gorilas tienen que meterse la lengua en el c... hoy. En este momento nadie se tuvo que ir del país. Pueden trabajar en uno u otro lado. Suar ha contratado a montones sin preguntarles nada.


La grieta era la otra. No carguemos la tinta. No pienso hacer un espectáculo partidista ni partidario. Ahí caerá Kirchner y Macri y todo el mundo. Si buscan un panfleto podrán escuchar a Víctor Hugo o a Lanata. Yo no tengo nada que ver con ninguno.


¿A los que piensan que su prudencia es extrema, que está en el medio sin jugársela, qué les dice?


Me chupan un huevo, de cada lado porque estoy en el medio. Estoy grande. Esto es todo teórico. Que vean el espectáculo y saquen sus propias conclusiones. Me encanta que exista Majul, Lanata, Víctor Hugo y 6,7,8. Cito la frase: "No estoy de acuerdo con tus ideas pero daría mi vida para que las puedas decir".


¿Qué espera del futuro a nivel país?


Vamos a estar a los tumbos. Cada gobierno deja plantadas semillitas buenas y malas y vamos a ver qué se hace con los daños colaterales. A mí, por ejemplo, no me interesa para nada tener una base nuclear ni japonesa ni rusa.


¿A quién imagina presidente?


Es fácil. Bueno, no tan fácil. Macri o Scioli, son la misma cosa. Políticas moderadas. Uno parte del populismo, otro del neoliberalismo. Ya se aplicaron. La historia es cíclica. No soy apocalíptico, pero veo que la base es la misma.


En definitiva es un gran descreído.  ¿Nunca hubo ni habrá remedio?


Me han hecho un gran descreído. Pero creo que mejor que morirse es vivir, la vida es lo mejor que tenemos, no hay que darle tanta trascendencia a cosas que no la tienen. Por eso el mensaje final es que uno tiene que discutir hasta la discusión y listo. No hay que perder los afectos con eso. Porque los afectos continúan y la política se va al carajo. Dialogar. Si dejás de saludar a un amigo K porque sos anti k y él te deja de saludar, son idiotas. La señora Cristina se va a ir, Macri bailando como el ojete también. Mirá, Discépolo vio en el peronismo una reivindicación de clases. Creían que operaba porque le pagaban. Sus amigos le negaron el saludo a ese prócer poeta. Le dejaban los discos rotos con caca en la puerta. Se dejó morir. Toda esa gente que le hizo eso no está, pero vos escuchás Cambalache y sabés quién es él.


¿Y usted fuera del trabajo quién es? Vive para esto, pero ¿el trabajo solamente no es poco para una vida?


No. Toda mi vida es esto. Porque el teatro no es solamente eso. Significa conectarte con la realidad, aprender historia, meterte en universos. Eso me completa. Si tenés un buen grupo de amigos y un grupo familiar que te sostiene, grande o chico, ya está bien. Yo tengo amigos, mi hermano mayor vive conmigo. Ese grupo es de fierro. No tengo ninguna otra pasión. Eso sí, tengo una parte chatarra interesante, carroñera. Veo programas de chimento y discuto sobre las griegas Xipolitakis.


¿Y qué espera de la vida?


Que no me agarre el Alzheimer, que pueda seguir en un escenario todo el tiempo posible. Si no se puede creando, al menos escribiendo para otros. Permanentemente me la paso recordando, pero sin nostalgia. Hay tendencia a olvidarse de la historia y yo por eso hago estos espectáculos. Quien se quiere olvidar de la historia, está con los calzones bajos y cagados. Yo lo tuve todo a favor, mi camino fue esforzado pero fácil. Tengo miedo a morirme, pero a morirme vivo. Cuando estás en plena actividad y te quedás seco. Como decía Catita "Acostarse vivo, dispertarse muerto (sic)". Quisiera que la muerte me avise para arreglar todo un poco.


¿Qué tiene que arreglar?


Si uno supiera la fecha de vencimiento, se paralizaría. Uno guarda plata, se reserva un viaje. Si  supiera que se va a morir ya, que se jodan los que vienen atrás.

O sea, como en la política finalmente...


Y sí. Salsa criolla. Robemos, estafemos, especulemos. Total es pa' nosotros y nuestros hijos. Los demás que se vayan a la p... Así se hace un país, mierda. ¿O mierda un país?

TAGS
enrique pinti,