viernes 09, diciembre 2016 | Actualizado 20:42 (hace )

"Salsa Criolla", la obra de Enrique Pinti, un clásico vigente, luego de 30 años

17/05/2015 10:08 hs
[CRÍTICA] La emblemática obra teatral volvió al escenario del teatro Liceo, aggiornada y vital, como si no hubiera pasado el tiempo.
En el año 1985, en el teatro Liceo, Enrique Pinti estrenaba una obra que se convertiría en uno de los clásicos del teatro argentino. El genial actor presentaba "Salsa criolla", como decían las crónicas de la época, una cabalgata a través de la historia argentina.

La obra fue un éxito y duró diez años en cartel, sobreviviendo a distintos momentos políticos y sociales del país.

Hoy, en el año 2015, Enrique Pinti vuelve con su "Salsa criolla", al mismo escenario y con la misma mística y energía que hace 30 años. Con la producción de Carlos Rottemberg, Cipe Fridman y Lino Patalano, la propuesta teatra tiene todo para volver a ser un éxito.

La nueva propuesta mantiene el esquema y los números que tenía la primera versión, en la "cabalgata", están Isabel la Católica, el guacho, el guapo, el petitero, el argentino de la plata dulce y el que siempre se acomoda. Pero también está un monólogo potente de apertura y uno demoledor de cierre, que deja pensando a propios y extraños.

En la primera salida Enrique dice un frase que demuestra que no habrá "perdón" para ningún miembro de la clase política, "¿Vieron el lunes en el programa de Tinelli a los tres candidatos a presidente?", pregunta con tono inocente a la platea y retruca con sutil ironía, "yo, al verlos, me quedé de tranquilo por lo que nos espera". Ese primer y feroz bocadillo desata las carcajadas y los aplausos de una platea que espera que Pinti pegue todo el tiempo.

Los escoltas del actor sobre el escenario son, Martín Salazar, histórico fundador de "Los Macocos", y Martín Sipicki, joven actor que participó de los elencos de Carmen Barbieri. Ambos cumplen con idoneidad y gracia, los roles que les toca hacer a lo largo de esta "salsa".

Luego hay un ballet sólido y contundente que viste el show y sirve como separador de la obra.

Pero todo la atención es para Enrique Pinti, él sobre el escenario habla, canta, baila, pedalea en la bicicleta y nos hace reflexionar a todos. Pinti, con 75 años a cuestas, vuelve a tener 45, y demuestra que el escenario es el mejor lugar para los actores, ahí no hay ni edad ni tiempo, ahí nuestros artistas son siempre jóvenes.


"Salsa Criolla" tiene lo mejor de los clásicos, no envejeció nada y los años sólo le dieron mas profundidad y sentido a un espectáculo que siempre fue perfecto. Un show en el cual, a cada paso, se demuestra que todo pasa, pero que siempre "quedan los artistas".

"Salsa Criolla" es una ocasión imperdible para volver a ver a Enrique Pinti sobre el escenario en todo su esplendor. Un espectáculo para todo público, pero "prohibido" para políticos sin memoria, yo sé porque se los digo. No se pierdan esta clase de teatro y humor que Pinti nos brinda noche a noche sobre el escenario del teatro Liceo, igual que hace 30 años.

Adrián Pallares
TAGS
salsa criolla enrique pinti, salsa criolla, enrique pinti,