martes 06, diciembre 2016 | Actualizado 15:12 (hace )

Le robaron a la Tota Santillán: "Si yo estaba ahí, los mataba"

28/07/2015 09:34 hs
[FURIOSO RELATO] Muy enojado con el accionar de la policía, el conductor expresó: "Que me detengan porque voy a estar armado".

La Tota Santillán sufrió un violento robo en la madrugada del martes, cuando delincuentes armados con escopetas ingresaron a su casa ubicada en el barrio porteño de Villa Urquiza. Dentro de la vivienda se encontraban su mujer Sol y sus dos hijas.


"Hay que salir armado, hay que matarlos porque si no te matan a su familia. A ese policía no lo cag... a trompadas... ese policía se cag... de risa y nadie hizo nada", expresó completamente furioso. Según informó el conductor, en su vivienda tiene tres cámaras de seguridad y alarma pero los delincuentes "entraron por una ventana chica y se cag... en todo".


"Agradezco que no sonó la alarma porque si sonaba era un desastre [...] A un tipo que le roban el celular en el tren ese tipo tiene que pagarlo en 18 cuotas y no se va a poder comprar nada más. No les importa, se cag... en todos. Antes había códigos, el que te robaba no te hacía nada", dijo indignado en comunicación telefónica con "AM".


      Embed


Los delincuentes se llevaron el CPU de su computadora, las grabaciones de las cámaras de seguridad y hasta la escritura de la casa. "Recién a las 6 de la mañana vino el patrullero y nunca vino la policía científica", se quejó.


"Hay dos aguantaderos y el comisario de la 39 se cag... en todo, hay que hacer una pueblada, le tengo que incendiar el patrullero. Llamé al subcomisario y me atendió a la tercera vez.  A partir de ahora párenme, porque yo voy a estar armado", advirtió muy enojado.


Un poco más tranquilo y al ser consultado por su opinión sobre la pena de muerte, la Tota expresó: "Acá no pasa por pena de muerte, pasa porque entran por un lado y salen por el otro. Es mucho más caro mantener a un preso adentro que afuera. Le pusieron una escopeta en la cabeza a una nena de 3 años".

 


      Embed

TAGS
tota santillan,