miércoles 28, septiembre 2016 | Actualizado 02:29 (hace )

Jorge Zonzini: "Los psicólogos de los castings de los reality son los piratas del siglo XXI"

31/05/2016 10:52 hs
El manager habló sobre los sistemas de búsquedas de perfiles para los reality.

Ante la imponente actualidad de programa como "Gran Hermano", el manager Jorge Zonzini  analizo "la fiebre" que las nuevas generaciones de postulantes sienten por estar y pertenecer a  los reality shows de la televisión argentina.

 

"Es sabido que los jóvenes  postulantes a ingresar al mundo artístico ven en los realitys una  posible  tabla de salvación. Una manera  de subir los escalones faltantes por la falta de estudios, conocimiento y escenario  y  enmarcados en el vértigo, la exposición sin límites  y  la confusión", dijo el manager.

 

Más tarde se refirió a que: "Los postulantes viven una gran hambruna espiritual y profesional dado que en lugar de analizar desarrollar un "camino" o  un proceso estratégico de  posicionamiento y consolidación en los medios buscan  directamente el "atajo".

 

Además  manifestó que:  "Los responsables de los casting de búsqueda apuntan claramente a personalidades  distintivas por sus "carencias" y no por sus "talentos" para que dichos perfiles intenten enmascarar sus faltas ,en vivo y en directo, ante la confusión que logra ese cóctel tan  nocivo que conforman  las puestas en escena, la presión por la necesidad de rating y el brillo de las luces de la TV,   cuestión que finalmente les causa mucha  frustración ya que ,irremediablemente, a dichas carencias  ellos podrán  intentar embriagarlas o engañarlas pero al final del día y de cada emisión, esas carencias, siempre seguirán  estando ".

 

Zonzini, expresó: "El reciente acto de  violencia de Lucas Tisera, el ex de Lizzy Taglaini  por citar un ejemplo  no fue un hecho  aislado. En el historial de  nuestros realitys ha habido en vivo brotes psicóticos, catarsis de llantos desmedidos, abstinencia por adicciones  y sobre todo la  exposición de graves crisis de familia".


"La televisión ya no es la ni la antigua e inofensiva caja boba y ni siquiera la picadora de carne. Hoy, la televisión, sumado al poder del peso de las redes sociales  ha conformado el síndrome de la  boa  constrictor ya que la tv, en dichos,  perfiles  detecta sus debilidades, los  capta, los hipnotiza y luego los deglute no dejando ni sus huesos".

www.jorgezonzini.com