sábado 25, octubre 2014 | Actualizado 11:35 (hace )

Televisión hipócrita

13/09/2012 19:56 hs
Nuevamente la tele da muestras de que todo es por el rating. ¿Es válido? En el negocio del medio la audiencia paga la apuesta, o no.
No hablamos de personas. Como personas, respetamos a todos. Y no somos ni nos creemos nadie para juzgar. Simpelmente desde el punto de vista periodístico estamos nuevamente -ni la primera ni la última vez- frente a nuevas muestras de una televisión hipócrita.

Todos hablamos de todos, bien y mal, en una tele de opinólogos más o menos autorizados; y todos hemos estado en distintas veredas como para arrojar la primera piedra. Somos parte de la tele que juzgamos pero a veces sentimos que todo da igual.

La gente mira atónita y compra desde el morbo, muchas veces. De ahí a que apoye lo que ve, es muy distinto.

Esta noche Ricardo Fort estará nuevamente sentado en el banquillo del jurado de Showmatch.

En su programa de los sábados ha sido lapidario, pero ante el primer llamado corrió a Ideas del Sur. ¿Cómo resistir la tentación, no?. Dime lo que criticas...

"Yo tardé veinte años en salir del closet y vos saliste en una noche", le dijo Fort a Tinelli, entre muchos otros durísimos conceptos. Tinelli repite una fórmula que ya ha puesto en práctica: convoca a quien lo critica y lo neutraliza. Genera, además, una expectativa extra en un tiempo en el que ha decicido patear el tablero, ir en vivo jueves y viernes y jugar con la sorpresa de un jurado que tiende a ser rotativo y renovado. Necesita la sorpresa, está cansado de un jurado que no le rinde como esperaba y va a sucitar novedades permanentes, lo que precisa para subir el rating.

¿Todo da igual? ¿Vale todo? Una vez más la tele demuestra que sí.

Pero Showmatch no es el único caso. Nazarena Vélez y Moria Casán se acercan a una reconciliación -tibia por ahora, insinuada; que de hecho anticipamos en una nota hablando de la suspensión de un juicio que aunque quiso relativizarse después, existe- cuando también han dicho cosas horribles hace horas nada más la una de la otra.

Y el martes Graciela Alfano vuelve a la televisión a reencontrarse con Florencia de la V, enemiga acérrima. En el pasado la ex jurado rompió su amistad con el diseñador Jorge Ibáñez por darle lugar a De la V en un desfile; y los mitos de la farándula hablan hasta de venganza con hechizos. Sin embargo allá va Alfano a La Pelu después de tanta cosa dicha, en otro gesto de la televisión hipócrita.

Insistimos que no hablamos de las personas, sino de ellas puestas en función de lo que son capaces de hacer por el rating. No nos sorprende, no somos santos, no nos hacemos los que miramos para otro lado; creemos que la gente piensa lo mismo, y no podemos dejar de decirlo.