viernes 02, diciembre 2016 | Actualizado 19:35 (hace )

El trágico destino de la vecindad del Chavo: Chilindrina está psiquiátrica y otros casos

30/09/2012 14:24 hs
Como en muchas series de culto americanas -como Blanco y Negro; Alf y tantas otras- también los personajes de El Chavo del Ocho han tenido un errático camino.
La Chilindrina en un neuropsiquiátrico completa el panorama negro del destino errante de los protagonistas de la serie más exitosa de México repetida al aire durante décadas: "EL Chavo del ocho".

María Antonieta de las Nieves tuvo que tener internaciones ambulatorias y sigue bajo tratamiento psiquiátrico debido a una fibromiaglia, que casi la paralizó por completo debido a una enorme tensión por falta de trabajo y problemas de salud de su esposo, con quien lleva 41 años de vida en común. A la pobre Chilindrina le cerraron las puertas en muchos lugares donde podía trabajar y tuvo que andar por pequeños pueblos aferrada al personaje que la hizo archi famosa en el mundo de habla hispana. Sin embargo se supo que está trabajando en un reality mexicano.

Como en la mayoría de los casos de exitos descomunales, sus protagonistas no consiguen despegarse de los personajes y de alguna forma -aunque el programa haya terminado- pretenden seguir viviendo de ellos toda su vida. Condenados a esa máscara, aunque tratan de dar el volantazo al principio, el personaje le gana a la persona y no hay vuelta atrás.

Macaulay Culkin nunca pudo dejar de ser "Mi pobre angelito" y hoy vive como lumpen; Gary Coleman jamás pudo dejar de ser Arnold hasta que también murió en la indigencia. Su hermana en la serie "Blanco y Negro", Danna Plato, murió de sobredosis; Wilis (Todd Bridges) terminó preso y el Señor Drummont (Conrad Bain) terminó en un asilo. El padre de Alf, Max Wright, resultó un perverso y acabó fumando crack y enfiestado con vagabundos en los Estados Unidos. Y hay tantos casos más.

Los protagonistas de "El chavo" no terminaron tan mal, pero luego de la exitosa serie quedaron todos peleados y sobre todo furiosos con Chespirito por no poder obtener los derechos para interpretar libremente a sus personajes.

Quico (Carlos Villagrán) mantiene un contencioso hasta el día de hoy con Roberto Gómez Bolaños por los derechos de su criatura televisiva, y está muy resentido desde entonces. Se pelearon durante la serie -que se emitió entre 1972 y 1980, aunque él se fue dos años antes del final- y nunca se reconciliaron.

Ramón Valdes -Don Ramón- se fue con Quico pero volvió sobre el final y no fue lo mismo. El actor murió en absoluta pobreza. Rubén Aguirre -el profesor Jirafales- aún recorre los países donde se vio la serie con un circo sin demasiada suerte. Edgar Vivar -Ñoño, el Señor Barriga- estuvo viviendo en Argentina (igual que Villagrán, Quico) y participó de Cuestión de Peso para poder adelgazar. El año pasado volvió a la televisión mexicana y este año dobló la voz de sus personajes en la versión animada de la serie.

El protagonista absoluto y mentor del programa, el gran Roberto Gómez Bolaños, está casado, como se sabe, con la actriz Florinda Meza -Doña Florinda- y son una de las parejas más queridas del mundo del espectáculo. Pese a sus problemas de salud, Chespirito fue homenajeado cuando cumplió ochenta años -hoy tiene 83- pero se descompensó en la ceremonia.

El año pasado abrió su cuenta de Twitter y lo siguen cientos de miles. Exceptuándolo a él, sus colaboradores quedaron pegados a la imagen de la serie y nunca pudieron remontar del todo, repitiendo el trágico destino de los protagonistas de aquellas series doradas de la televisión.