viernes 02, diciembre 2016 | Actualizado 15:23 (hace )

La conflictiva separación de Julieta Camaño y Monchi Balestra: "No me daba bola"

07/11/2012 10:08 hs
La periodista habló en una revista y afirmó que "remaba sola" la relación hasta que un día "se le retobó". El había hecho declaraciones y ella respondió esta semana.
La periodista Julieta Camaño y el animador Monchi Balestra atraviesan una separación conflictiva que se mediatizó tras declaraciones iniciales de él la semana pasada, y que subieron la puntería con los dichos de ella en la revista Pronto esta semana.

En su momento -hace algunos meses- la colega de C5N y que acompaña a Víctor Hugo Morales en "Bajada de línea" en canal 9, contó en un cumpleaños que su ex no la ayudaba económicamente con la manutención de su hijo, pero después lo desmintió. Sin embargo en la nota con la revista lo confirma. Hubo silencio de ambas partes, pero luego de que Balestra saliera a hablar, ella lo hizo.

Aquí algunos fragmentos de la nota de Pronto con Camaño:

"Le di muchas oportunidades, remé en dulce de leche durante mucho tiempo. Pero en un momento, cuando las cosas no van, hay que saber tomar decisiones". En esta entrevista, la actriz, periodista y conductora, se confiesa y habla de su realidad.

"Toda la vida la remé. Hay cosas que escucho y me parecen injustas. ¡No lo puedo creer! Quiero que Monchi sea feliz, que le vaya bien. Entiendo que tenga bronca porque, de alguna manera, la mina se le retobó. Pero intenté hablar muchas veces y no me escuchaba o no me entendía. Es complicado barajar y dar de nuevo. Remé mucho más de lo que me hubiera imaginado en mi vida; soy una luchadora. Hoy pago el colegio de mi hijo, Valentino (7), su obra social y a la chica que trabaja en casa para que yo pueda salir a laburar.

-¿Sostenés económicamente a la familia? ¿No te pasa dinero? -Estoy a punto de llegar a un acuerdo que, hasta hoy, no había sido posible.

-¿Remaste sola en la crisis de pareja? -Remé en dulce de leche, te repito. Y la mayor parte del tiempo, sola. Él estaba en otro planeta. Le planteaba las necesidades de la familia y no me daba bola. No tengo que explicarle a nadie quien soy. Me considero una madraza, una remadora, una buena persona. Y no me sentía respetada, ni escuchada, ni contenida. Entonces no quise quedarme más en esa situación, en esa vida color de rosa que no existía. A él no le gustaba remar de la misma manera que a mí..

En estos días, Julieta estrenó un auto que no se lo compró ni tampoco se lo regalaron: simplemente, se lo prestaron. Ocurre que hace unos meses vendió el suyo y, yendo de un lado a otro, se dio cuenta que no le cerraba viajar en taxi ni en remis ni tampoco en transporte público. Adora manejar y ama los autos de color negro, así que sobre "la nave", como ella lo llama, se siente fantástica".


(Fuente: Revista Prornto)