sábado 03, diciembre 2016 | Actualizado 15:01 (hace )

Fede Bal y la pelea con Beto Cesar: "Tuve un ataque de ira, no me pude controlar"

28/01/2013 15:59 hs
El hijo de Carmen Barbieri reveló detalles del fuerte cruce que protagonizó con el capocómico minutos antes de salir al escenario hace dos semanas.
Hace dos semanas adelantamos en exclusiva los detalles de la pelea que protagonizaron Federico Bal y Beto Cesar minutos antes de salir a escena en "Escandalosas".

Los integrantes de la revista que encabezan Moria Casán y Carmen Barbieri discutieron en los camarines del teatro y debieron ser separados por el elenco.

Varias días después del escándalo, Federico Bal, eligió "Dale la tarde" para contar detalles de lo sucedido.

"Fui a su camarín a pedirle que me dijera dónde estaba yo cuando mi mamá estaba mal. Me molestó porque habían pedido que no habláramos más en los medios sobre nosotros y él esa tarde estuvo en un programa. Además, yo no hablo frente a las cámaras, yo voy y se lo digo en la cara", contó Federico.

"Hace dos años que vengo con una molesta con él. Me cansé y me volví loco. No me miraba a los ojos, bajaba la cabeza y me pedía perdón", contó y agregó: "Me agarró un ataque de furia, no me pude controlar. Menos mal que los camarines están cerca y cuando escucharon los gritos, vino el resto del elenco".

Además, reveló que la discusión podría haber terminado peor: "Estuve a punto de bardear, por suerte aparecieron las griegas –Victoria y Stefanía Xipolitakis- porque no me podían frenar. Me agarró un ataque de ira.

Me violenté con las palabras. Yo no soy agresivo, ni un golpeador. Soy un pibe que quiere trabajar y pasarla bien. Pero también soy muy calentón, y digo las cosas en la cara", explicó Bal.

Por su parte, aclaró que la ambulancia que se acercó al teatro no fue para asistir a su Carmen Barbieri, sino que fue para él: "Vino para mi, no mamá. Porque no me podían parar, parecía Hulk. Y cuando me llevaron al camarín me sentí muy arrepentido de lo que había pasado y me empezó a faltar el aire".

"Yo no tengo ataques de pánico, no tengo ataques de ira. Simplemente no me gusta que me molesten, ni que se metan con mi vieja", aclaró Federico.