viernes 01, agosto 2014 | Actualizado 06:50 (hace )

Nazarena Vélez rompió el silencio: "Estoy desgarrada, yo lo vivo como un secuestro"

14/02/2013 15:39 hs
La rubia habó por primera vez desde que se hizo pública la disputa con su ex marido, Daniel Agostini, por la tenencia de su hijo Gonzalo.
Luego de dos semanas en donde se vivieron momentos tensos entre Nazarena Vélez y Daniel Agostini por la tenencia de su hijo Gonzalo, la rubia rompió el silencio y contó detalles judiciales y cómo está viviendo esta situación.

"Estoy desgarrada. No puedo hablar y esto no está bueno para Gonzalo. Yo necesito correrme de este egoísmo, que hace siete años estamos viviendo con su padre, y sólo pesar en lo mal que la está pasando el nene", dijo, entre lágrimas.

Con un conmovedor relato, Nazarena rogó frente a las cámaras de Intrusos: "No me importa lo que decida el juez, pero yo necesito ver a mi hijo, darle un abrazo, un beso. Es la primera vez que no lo veo durante dos meses".

      Nazarena Vélez rompió el silencio.mpg

Por su parte, y con respecto a las declaraciones que hizo Agostini en donde asegura que Gonzalo quiere vivir con él, su madre aclaró: "Todo lo que él decida va a estar apoyado por mi. Si quiere vivir con su papá lo voy a respetar porque quiero que sea feliz".

También contó detalles de aquel incidente que vivió en la casa de Agostini porque no podía ver a su hijo. "No estuvo bueno lo que hice el otro día, y me hago cargo. Pero no fue ira, fue dolor, instinto. Mi cuerpo necesitaba abrazar a mi hijo", justificó.

"Atrás de esto está la desesperación de no poder verlo. Yo siempre luché, siempre quise tenerlo al lado mío, para cuidarlo. Yo lo vi abrazándome detrás de una reja, por un lado, y mientras miraba al papá con culpa. Él no la está pasando bien", contó entre lágrimas.

Por último, aclaró por qué utilizó el término "secuestro" sobre la actitud de Agostini. "Es verdad, no es un secuestro, tal vez usé la palabra en un momento de dolor. Pero yo lo estoy viviendo como un secuestro. El abogado me explicó que es una apropiación ilegítima del hecho. Para mi es un secuestro porque me está privando de ver a mi hijo", concluyó.

También explicó el que el juzgado en el que se está tratando el tema legal de su hijo es el mismo que está trabajando con el Jardin Tribilín, "por eso está todo demorado".