domingo 04, diciembre 2016 | Actualizado 23:49 (hace )

Allegados al ciclista atropellado le responden a Eduardo Aliverti

21/02/2013 15:57 hs
Por medio de un comunicado oficial, la esposa y los hermanos de la víctima le contestaron al periodista.
Ayer se hizo pública la noticia de que el hombre que manejaba el auto que atropelló al ciclista que falleció en la panamericana es el hijo de Eduardo Aliverti.

Horas más tarde, el periodista envió una carta abierta a los medios en donde él y su familia se ponían a disposición de la justicia.

Hoy la familia de la víctima, Reinaldo Rodas le respondió al locutor. Primero lo hicieron los hermanos del ciclista, y luego, su esposa.

Agradecemos enormemente a la prensa, la difusión del caso de mi hermano (Reinaldo Rodas), de lo contrario seguramente hubiera quedado en "nebulosa de los casos perdidos".

La gran consternación que nos produjo esta pérdida, no se puede comparar con la angustia que dice tener el Sr. Aliverti y al igual que Él, nosotros también esperamos que esto se resuelva, en los canales pertinentes.

Esperamos que la Justicia se haga presente y actúe con la mesura que corresponde.

Que la muerte de mi hermano no sea una más. De hecho no fue una más por la gran conmoción que causó porque aun, cuando no habíamos cerrado el féretro, este hombre ya gozaba de su libertad.

Por eso agradecemos a los medios independientes porque ya parecía, un caso mas, a pesar de lo increíble del hecho. Han contribuido a desentramar el accionar de los funcionarios de turno (juez y fiscal) a nuestro parecer por demás condescendiente con el victimario de nuestro hermano.

Por ultimo también, agradecemos el apoyo de los vecinos y allegados por su gran solidaridad.

Solo esperamos justicia".

Familia Rodas


Este es el comunicado de Catalima, la esposa de la víctima:

"No porque seamos pobres, no tenemos moral. Nosotros somos trabajadores y nos duele recibir más condolencias  a través de Facebook, después que el hecho salió en todos los medios.
 
Todavía no caigo. A mi marido lo mataron el domingo a las 6 de la mañana y recién pudimos saber donde estaba su cuerpo, a las 2 de la tarde.
 
Después de pocas horas, su asesino, Pablo García, ya estaba en su casa tomando mate.
 
La jueza que lo liberó no tiene corazón.
 
Pedimos a los testigos que se presenten y que no tengan miedo, porque vemos que algunos han cambiado sus declaraciones.
 
Usted, Sr. periodista, tiene a su hijo en su casa. Yo, ya no tengo más a mi marido.
 
No tengo Facebook, ni computadora. Somos una familia humilde, pero con respeto y honestidad y eso les enseñamos a nuestros hijos.

Lástima que usted, no le haya enseñado estos valores a su hijo..."