viernes 09, diciembre 2016 | Actualizado 02:51 (hace )

El medio y su "olvido" constante de sus figuras

22/02/2013 07:50 hs
La temprana muerte de Adrián "Facha" Martel abrió otra vez un debate sobre el medio y lo ingrato que suele ser con algunos personajes.
Adrián Pallares
Por Adrián Pallares
Codirector

Por Adrián Pallares

@adrianpalla

El Facha Martel falleció sólo, acompañado por su familia y algunos amigos del medio, pero en general con la indiferencia de un ambiente, el artístico, al cual tanto él le dio.

La muerte es irremediable, pero con este caso volvemos a ver la ingratitud que el medio y sus integrantes tienen con algunos actores o figuras que han sido importantes en algún momento, y que luego caen en desgracia, pero ese medio en vez de ayudarlo prefiere ignorarlo y mirar hacia otro lado.

Muchas veces pasamos por esta situación, una figura importante, vive con excesos, mientras no son públicos nadie se preocupa, cuando se dan a conocer se los juzga y se los pone como el ejemplo de lo "que no hay que hacer". Y cuando mueren todos salen a hablar bien de esa figura, a la cual en los últimos años nadie le dio una mano concreta, es decir un trabajo o una oportunidad para volver a insertarse en el ambiente.

La muerte del Facha nos pegó a todos los que lo conocimos y alguna vez compartimos una charla con él. Lo ví feliz trabajar en "El champan las pone mimosas", en la versión con Nazarena Vélez y volviendo a estar en calle Corrientes, cosa que lo enorgullecía.

Después seguro que algunos malos pasos lo llevaron por otros caminos, pero el medio, o los personajes del medio, los que se decían amigos, no fueron capaces de ayudarlo e indicarle la buena senda y el Facha se perdió definitivamente. La falta de memoria y la ingratitud también mata, y Adrián Martel tal vez sea uno de esos casos que la indiferencia fue más letal para él que cualquier exceso nocturno.
Logo de Grupo Indalo Logo de Comscore