viernes 02, diciembre 2016 | Actualizado 15:30 (hace )

Forever Young; Por Qué Sí

25/03/2013 07:44 hs
Esta obra musical va por su segunda y exitosa temporada en El Picadero. Por qué me gustó tanto, disfruté y salí cantando del teatro.
Rodrigo Lussich
Por Rodrigo Lussich
Codirector
Por Rodrigo Lussich
@rodrigolussich

1
- Desde el año pasado está en cartel en Buenos Aires esta obra musical que llena la sala del teatro El Picadero. La historia de un grupo de ancianos retirados de la comedia musical (los mismos actores, en un hipotético 2050) en una casa de retiro, los encuentra cantando y bailando viejos temas de los 70´, 80´ y 90´.

2 - Lo principal son los actores, su enorme talento y la caracterización de sí mismos en el futuro que realizan. Tienen todo para brillar, hacer reír -lo consiguen y mucho-, contagian con las canciones y sus voces impresionantes y generan en el espectador una enorme ternura.

3 - Si bien la obra es de un autor extranjero, Eric Gedeon, aquí la adaptación de Mir, García, Sans, Kompel, Blutrach y Casablanca es perfecta. El toque "local" identifica y acerca al espectador, las canciones con el piano del genial Gaby Goldman son conocidas y pegadizas y cada momento se disfruta a pleno.

4 - Brilla todo el elenco. Ivanna Rossi sigue siendo enorme pese a ser pequeña; cautiva y emociona, hace reír. En la puesta que vio este cronista no estaba Omar Calicchio ni Melania Lenoir. Todos están fabulosos: Walter Canella, Andrea Lovera, Martín Ruiz, Dan Breitman y sobre todo Gimena Riestra como la feroz enfermera de los ancianos. Camaleónica y con una voz cautivante.

5 - Lo más lindo del espectáculo es su espíritu lúdico; lo que consigue a la hora de pensar en los actores retirados en la Casa del Teatro, imaginándolos jugando a seguir siendo artistas, que jamás dejan de ser, a recordar y conservar la ternura que nuestros viejitos pueden seguir dando. El amor hasta que "la muerte" nos separe, la piedad y la genuina relación que nos lleva hasta soltar un lagrimón se entremezcla sin fisuras con humor desopilante -no se pierdan qué pasó con "Francella"- y esa sensación que se tiene al salir del teatro: que uno disfrutó plenamente.
Logo de Grupo Indalo Logo de Comscore