jueves 08, diciembre 2016 | Actualizado 23:03 (hace )

A 13 años de la muerte de "El Potro" Rodrigo Bueno, los secretos del ídolo

22/06/2013 21:02 hs
El próximo lunes se cumple un nuevo aniversario del deceso del cantante cordobés quien murió cuando estaba en el auge de su carrera.
El lunes se cumplen 13 años desde la muerte de "El Potro" Rodrigo Bueno, quien perdió la vida cuando solo tenía 27 años y se encontraba en auge de su carrera.

Luis Ventura hizo en "Secretos Verdaderos" un repaso por la vida del artista y lo que sucedió durante los años posteriores a su deceso: lo que pasó con su hijo, la locura de su madre y el presente de sus hermanos.

El cantante corbodés nació el 24 de mayo de 1973 y murió la madrugada del 24 de junio de 2000 en un accidente de tránsito en la autopista Buenos Aires-La Plata a la altura de Berazategui.

El artista estaba en la cumbre de exposición y su nivel de popularidad le habían permitido realizar más de 10 show en el Luna Park.

Sus familiares contaron que desde muy pequeño mostraba su faceta artística. A los 15 años se integró al grupo Mantonegro y a los 17 viajó a Buenos Aires para lanzarse como solista. Con él también viajó la carga de tener que mantener a su familia, ya que su padre había muerto y le quedó el peso de encargarse de su madre y hermanos.

En 1999 se dio el "boom" de su carrera y esos 8 meses de explosión y frenesí que terminaron con su vida. Aunque realizaba cientos de shows y vivía trabajando Beatriz Olave, su madre, confesó que su hijo no tenía propiedades a su nombre, excepto una casa en la que ella y sus hijos vivieron por algún tiempo luego de su muerte.

Algunos años después del fallecimiento del ídolo los hermanos abandonaron la casa. Flavio se radicó en Tucumán donde puso un local de ropa y Ulises se puso en pareja y también dejó el hogar donde solo quedó Beatriz, quien empezó a ver fantasmas y hablaba sola todo el tiempo.

Ella misma decidió tapiar los cuartos y ventanas y poner una cama en la cocina, tiempo después al ver esa situación sus hijos le alquilaron un departamento y la sacaron de ese lugar que la estaba enloqueciendo.

Recién 2012 se dio el reencuentro entre Ramiro, el hijo de Rodrigo, y su abuela, quienes no habían mantenido contacto desde la muerte del cantante.