Apropiador de Cabandié "le daba constantes palizas sin motivos"

La hermana del legislador aseguró que su padre "conocía cuál era el origen de Juan".

En el juicio por la apropiación de Juan Cabandié, el hijo de desaparecidos que es legislador porteño, fue el turno de declarar de su hermanastra, Vanina. Ante la jueza María Servini de Cubría, aseguró que su hermano recibía "constantes palizas sin motivo" de parte de su apropiador, el ex agente de inteligencia de la Policía Federal Luis Falco.

Vanina declaró como testigo contra su propio padre en el proceso por "sustracción, ocultamiento y supresión de identidad" de Cabandié. Sus palabras corroboraron lo que ya había expresado Cabandié, a fines de 2009: "Fui criado a los golpes físicos y psíquicos en una casa que era una sucursal de una comisaría. El miedo estaba presente todo el tiempo".

Vanina Falco explicó que cortó la relación con su padre hace 13 años, por irreconciliables diferencias vinculadas con las actividades ilegales que desarrolló el agente de inteligencia durante la última dictadura.

"Estoy segura que conocía cuál era el origen de mi hermano", aseveró ante la jueza, el fiscal federal Claudio Rívolo y el abogado de Abuelas, Alan Iud.

La propia Falco recordó los malos tratos a los que era sometida por su padre, sobre todo después de que éste se enterara de que su hija mantenía una relación sentimental con otra mujer cuando era adolescente.

"Durante 25 años creí que Juan era mi hermano biológico… sigue siendo mi hermano, porque nuestro vínculo es muy profundo", sostuvo.

Cabandié fue sustraído de su madre, Alicia Alfonsín, días después de nacer en 1978 en la ESMA y sólo recuperó su identidad en 2004, tras un examen genético.

Tanto la madre cuanto el padre del legislador, Damián Abel Cabandié, integran la larga lista de desaparecidos de la última dictadura.

Dejá tu comentario