El dueño: vuelve Tinelli

Caja Boba

Exclusivo: Los temores de Marcelo Tinelli y las cartas en juego en el lanzamiento de su nueva temporada televisiva. Todo lo que pasa ahora en el mundo Tinelli.

Su liderazgo indiscutido, su impacto sobre todo el conglomerado de la televisión y las intrigas palaciegas que rodean su figura lo ponen en el lugar del verdadero "dueño" del medio. Marcelo Tinelli arranca su temporada número 23 con desafíos propios y dentro de la programación de un canal que lo necesita más que nunca.

Nunca demoró tanto su debut como este año. Por su impacto en el resto de la grilla televisiva y el contenido de muchísimos programas, siempre se habló de una televisión que no arranca hasta que Tinelli no debuta. Este año el paradigma cambió: Telefe puso desde el verano la carne al asador y armó una competencia más fuerte con tiras y programas que rinden en todos los horarios, llevando el liderazgo general de los primeros cinco meses del año. Como nunca antes, Tinelli arranca haciendo frente a programas ganadores que no lo esperaron para debutar. Sin embargo los antecedentes muestran que cuando él comienza, mucha gente emigra de otros ciclos. Aunque pisa sobre seguro, este año la expectativa es mayor, y él lo sabe.

La primera duda será saber si el formato "Bailando" ha sufrido o no el desgaste de seis temporadas o si aún tiene más para dar. Las presencias de Antonio Gasalla y Florencia Peña son las grandes cartas que el conductor pone en la mesa, acompañadas de un casting como siempre ecléctico donde se apostará más a la emoción que al escándalo, aunque todas las líneas aparecerán y se irán probando para saber cuál funciona mejor. Si el culebrón Barbieri-Bal-Paleo aún está vigente y rinde como en el verano, habrá que verlo. Si Piquín y Noelia aún son novedad bailando, también. Un bailarín al que le falta una pierna, una chica con síndrome de down y el caso de Verónica Perdomo, que sufrió un ACV, apelarán a la emoción directa y se verá cómo impactan en el público. Gasalla como jurado es una incógnita -ver El Malo y el Peor, aparte- y todo indica que el paso de Florencia Peña estará ligado al humor y los pasos de comedia que juegue con Tinelli en las previas al baile. Todos apuestan a que allí habrá pico de rating.

La relación de Tinelli, Suar y el Trece

Tinelli se constituye como el "programador" paralelo del canal de Constitución. Ante la mala racha de Suar y los productos de Pol-ka este año, el conejo de la galera fue "Soñando por cantar" que le permitió al canal pelear el prime time hasta el debut de Showmatch. Sin embargo nadie reconoce en voz alta que la relación con el gerente Suar sea tensa. Los propios dichos de Tinelli en una nota del diario Perfil siembran dudas. Allí afirmó que hablaron "la noche del Martín Fierro y el miercoles pasado", lo cual suena a poco si se piensa en un lanzamiento semejante.

Muchos lo piensan pero no lo dicen: Tinelli termina su contrato como conductor del Trece en diciembre y a la hora de renovar, podría depender la suerte final de Suar con los números de este año -y lo que pase o no con su última carta de ficción diaria este año, "Sos mi hombre"- para planear un 2013 con contrato renovado u otro rol de mayor jerarquía programando un canal que de hecho depende su suerte de la factoría Ideas. Un exilio de Tinelli a la competencia fue un rumor desmentido, pero que se renueva a diario.

Más politicamente correcto que nunca en sus dichos, Tineli vive estas horas con el nerviosismo clásico previo a un debut, pero con el plus de cierta tensión que la expectativa despierta: un regreso demorado, una programación y el rating de un canal que dependen de él como jamás sucedió, una competencia armada, el desgaste de un formato, un sillón de gerencia virtual ocupado por él, y el real por otro, y la sensación incuestionable que también tiene: El es "El dueño" de la pelota, y otra vez está frente al arco para patear el penal.

Dejá tu comentario