¿La comida chatarra acelera el envejecimiento?

Se debe a los altos niveles de fosfatos que se encuentran tanto en los refrescos como en los alimentos procesados.

Agencias
Por Agencias

Las comidas rápidas son algo que pocos pueden soportar y pasar por la puerta automáticamente hará que muchas personas consideren seriamente entrar aunque sean las cuatro de la tarde. Pero si había otra razón para que te mantengas alejado de este tipo de locales, ahora se presentó una nueva.


 


Una investigación publicada en la revista de la Federación de Sociedades Americanas para la Biología Experimental asegura que los niveles altos de fosfatos de los refrescos y alimentos procesados pueden resultar más peligrosos de lo que se creía, y acelerar los signos de envejecimiento.


 


Estos fosfatos, en grandes cantidades, también pueden aumentar la prevalencia y gravedad de las complicaciones relacionadas con la edad, como la enfermedad renal crónica o la calcificación cardiovascular. También influyen en la atrofia muscular severa.


 


"Mantener el equilibrio del fosfato en la dieta puede ser importante para mantener una vida saludable y longeva", explica Shawkat Razzaque, del Departamento de Medicina, Infección e Inmunidad de la Harvard School of Dental Medicine.


 


Para llegar a esta conclusión, los investigadores examinaron los efectos de niveles altos de fosfatos en tres grupos de ratones. Al primero le faltaba un gen cuya ausencia provoca que los ratones tengan niveles tóxicos de fosfatos en sus cuerpos. Estos ratones menos afortunados vivieron entre 8 y 15 semanas.


 


El segundo grupo de ratones había perdido el mismo gen y un segundo que, cuando está ausente al mismo tiempo, reduce notablemente la cantidad de fosfatos en sus cuerpos. Estos ratones vivieron 20 semanas.


 


El tercer grupo en discordia tenía las mismas características del segundo, con la excepción de que fueron alimentados con una dieta rica en fosfatos. Todos murieron a las 15 semanas, al igual que el primer grupo. Esto sugiere que los fosfatos tienen efectos tóxicos en ratones, lo que puede tener un efecto similar en otros mamíferos, incluidos los humanos.


 


"Los refrescos son, para personas de todo el mundo, una forma de tomar cafeína, pero vienen con fósforo como pasajero", advierten desde FASEB. Por este motivo los investigadores aconsejan cuidar la alimentación y evitar las bebidas de cola y los alimentos procesados.

Dejá tu comentario