El Fondo de Garantía (FGS) invierte fuertemente en proyectos productivos locales

Un ejemplo es el crédito otorgado a General Motors. Aunque el acuerdo tenía un plazo de cuatro años, la automotriz ya devolvió el 50% del préstamo acordado en octubre de 2009.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de ANSES invierte fuertemente en proyectos productivos con el objetivo de estimular la economía local, protegiendo y revalorizando los fondos de los jubilados y los trabajadores.

Un claro ejemplo de este tipo de política es el crédito otorgado a General Motors, a través del FGS, para financiar el proyecto “Viva”, para producir el modelo Chevrolet Agile. ANSES accedió a financiar el 52% del mismo, prestando $ 259 millones a 4 años a una tasa Badlar Privada + 600 Puntos Básicos.

El proyecto resultó exitoso y tuvo un impacto muy positivo para la economía local y nacional, tanto a nivel del mercado laboral formal (se mantuvo el empleo de mil trabajadores), como del desarrollo industrial y del impulso a las exportaciones con alto valor agregado.

A principios de este mes, General Motors devolvió el 50% del préstamo otorgado por ANSES en octubre de 2009. La pronta devolución de la mitad del dinero por parte de la automotriz demuestra la gran rentabilidad del proyecto.

En este sentido, el director ejecutivo de ANSES, Diego Bossio, destacó que esta inversión “refuerza el compromiso del organismo para impulsar el círculo virtuoso entre inversiones productivas, crecimiento del nivel de actividad y de empleo y, por ende, mayor recaudación previsional”.

Además de desarrollar el vehículo, el préstamo también permitió actualizar la planta rosarina con más de 70 nuevos robots, así como también mejorar las condiciones de trabajo de los operarios.
 
El FGS financió a través de colocaciones a plazo fijo en entidades bancarias y crédito directo alrededor de 16.000 créditos prendarios para la adquisición de automóviles, los que se estima que serán 20.000 a finales de 2010. En colocaciones a plazo fijo se invirtieron $ 200 millones de los cuales se ha recuperado la totalidad de los mismos. Por su parte, el otorgamiento de créditos directos -incentivo a la industria automotriz- representó en abril un monto de $ 459 millones.
 
El inicio del financiamiento se dio en un contexto de fuerte caída de la actividad y en el que las ventas de automóviles descendían a tasas interanuales superiores al 30%. Su impacto resultó netamente positivo: hacia fines de 2009, las ventas alcanzaron un crecimiento por encima del 25% y, en lo que va de 2010, las mismas se incrementaron en un 40% respecto al mismo período de año anterior

Dejá tu comentario