¿Está bien que Graduados termine en diciembre? Por qué NO

El Malo y El Peor

Los veranos vienen tétricos en la tele; llega la noche, te ponés bajo el ventilador de techo y tenés puros realities de gente conviviendo semi desnuda. Unos meses más de ficción no vendrían mal.

1 - Porque, como en las viejas épocas, la familia se junta a ver Graduados, un cuento bien contado en la tele -pasa poco- y porque uno no querría que termine algo que gusta...

2 - Porque da la sensación que la comedia está en su punto caramelo, con los personajes en su momento justo y quizás un tiempo más no estaba mal.

3 - Porque aunque falta mucho por pasar, el recuerdo de los Graduados de vacaciones (verano, pileta y carnaval) hubiese estado bueno de ver en los 80.

4 - Porque queremos ver a Pablo (Luciano Cáceres) sufriendo un poco más...

5 - Porque estaría bueno ver a Patricia (Isabel Macedo) tirándose obesa a la pileta en pleno enero.

6 - Porque la química de Andy (Hendler) y Loly (Dupláa) se banca tres meses más sin ningún problema.

7 - Porque nos hemos bancado cada bodrio estirado hasta el hartazgo, que una vez que nos reímos genuinamente sin golpes bajos, sin humillaciones y con actores de buena madera, dan ganas de invitarlos a que hagan la tira en casa.

8 - Porque están entrando personajes nuevos que prometen, y estaba bueno que se queden.

9 - Porque Mirta Busnelli se roba sus escenas y cada vez está mejor como para mirarla bajo el ventilador de techo en febrero y transpirar de la risa con su personaje, un poco más.

10 - Porque si hay que estirar el argumento pueden ir a los 70 y mostrar a los Graduados empezando el colegio con los actores personificando a niños, como en El Chavo, aunque algunos tengan cerca de cien años. Si Mex Urtizberea parece Benjamin Button porque hace de pendex y parece el abuelo de Heidi, imaginémoslo haciendo de nene... ¡Un plato!

Dejá tu comentario