La Voz Argentina: Por qué NO

El Malo y El Peor

Otro programa con cantantes ha comenzado, y tiene mucho rating. O sea que gusta, por lo cual estar en contra no es algo muy agradable. Pero bueno... alguien tenía que hacerlo. Lo siento.

1 - Es novedoso que un programa de cantantes tenga al jurado a quien canta de espaldas, para no saber nada sobre esa persona. Sólo si estuviese Iliana Calabró desafinando no tendrían dudas, pero dar la espalda nunca es de buena educación.

2 - Marley es tan simpático, es tan buenazo, que no logramos sacarle un costado de maldad que amerite mayor despliegue. O se pone malo, o llora como Iúdica. El formato lo exije. Media pila, Marley.

3 - No sabemos qué impresiona más: el jurado dándose vuelta y descubriendo quién es el que canta, o el que canta descubriendo al Puma Rodriguez cuando da vuelta la silla y aparece frente a... él. ¡Bú!

4 - ¿La voz argentina es un programa peronista? Los dos dedos en forma de V del logo son muy efectivos, pero uno siente que los radicales, los amigos de Macri y los pocos de Lilita, deben sufrir al verlo.

5 - La Sole tiene un carisma arrollador, imposible verla mal, y Axel es muy copado. Pero uno siempre tiene la impresión de que está con la misma remera blanca de dormir y ese rosario colgando. Amén.

6 - ¿Por qué sientan juntos, en el mismo lugar, a los de Miranda? ¿Es porque la gente no sabe los nombres y entonces dice Los Miranda y listo? Identifiquen a esa gente, ¡por Dios!

7 - Los jurados compiten por llevarse al cantante de la noche, convenciéndolo que se pase "a su equipo". Cuesta un poco que los participantes quieran irse con el pobre Puma. ¿Tendrán miedo que el gato de su pelo salte de su cabeza y los ataque?

8 - Marley pasó de viajar por el mundo a salir de una torta prácticamente en el casamiento de una participante. Para la chica está buenísimo, pero apuesto a que Marley se divierte más en Nueva York.

9 - Es duro para el jurado tener que poner caras todo el tiempo al no poder ver al que canta. Ale Sergi parece que tuviera retorcijones por momentos. 

10 - Es bueno que los anónimos tengan otro programa donde mostrar semejantes talentos, pero estoy medio podrido de programas con cantantes. Si fueran los 80, Marley los haría desde una cancha de paddle; si fueran los 90, desde un cyber café; y si fuesen los 2000, vestido de flogger. Son modas, lo sé.

Dejá tu comentario