¿Los Caniggia son unos grasas?: Por qué SI

El Malo y El Peor

Lejos quedaron las tapas con artistas; una nueva prueba de que el fin del mundo se avecina es el momento de "gloria" de los nuevos "Hermanos Macana" de la televisión y sus frases, que invitan al cuetazo.

1- Los Caniggia son grasas por el sólo hecho de decir que el resto lo son. ¿A quién se comieron estos snobs de medio pelo?

2 - Si creíamos que con Fort habíamos visto y oído suficiente, tenía que volver la Nannis -pintoresca en los 90, patética hoy- y encima traernos a los hijos para darse dique de superados. Poca monta.

3 - Difícil saber hasta qué punto son conscientes estos chicos de 19 años de sus dichos ni si tienen noción de lo que dicen cuando hablan en un idioma propio que ni conocen. Tampoco si la revista que pone en su tapa supuestas declaraciones suyas -"No salimos con grasas"- las reproduce tal cuál. Poco importa para el caso.

4 - ¿Quién es grasa y quién es fino en un medio de cacatúas donde las primeras figuras son gente que ni siquiera sabe hacer la O con un vaso?

5 - Por momentos, Charlotte parece mostrar una cuota de carisma, pero envuelta en el lodo mediático de su entorno cuesta salvarla del escarnio al que se expone junto a un séquito de impresentables.

6 - La bajada de línea verbal basada en no juntarse con "feos" o con "grasas" sólo los pone en las antípodas de la gente común que los mira azorada como frente a una jaula en el zoológico. La fascinación del horror sigue dando resultado en un medio donde ya nada sorprende.

7 - Culto a la vagancia, rondas interminables de boliche, sambuca y peluca, producción incestuosa en una revista y declaraciones vergonzozas arman el combo perfecto para seguir sabiendo de qué lado no queremos estar.

8 - Cuentan como una gracia el enojo de su padre ante sus desmanes en Marbella. El curioso silencio de Caniggia en esta historia alimenta la idea de que prefiere no estar, como ellos, en el lugar equivocado.

9 - Fieles representantes del "glamour de outlet", viven del canje y se enojan con un cirujano al que nunca le pagaron sus retoques. Cholulos perdidos que no abren la billetera ni para mirar una estampita.

10 - Reyes del arte de la provocación, consiguen contratos, tapas y el famoso podio mediático que consiste en que todos hablemos de ellos. Como a toda estrella fugaz que se precie, el árbol no les deja ver el bosque y terminarán estrellados frente a su destino cuando un próximo monstruo televisivo asome su hocico en nuestra triste selva de cartón.

Dejá tu comentario