Los insufribles de las marquesinas teatrales de la temporada de verano

El Malo y El Peor

Son clichés indispensables para ser parte de esos enormes carteles, esas gigantografías en las que todos mueren por lograr, hasta estar "allá arriba".

Por Rodrigo Lussich
@rodrigolussich


1 - Las marquesinas son la gran ventana de los espectáculos, desde allí se "venden" elencos, figuras, arte y diseño de lo que se pretende mostrar luego en un escenario.

2 - Para su armado se hacen producciones especiales de fotos; con vestuario igualmente preparado especialmente y una vez listo; arrancan las peleas de cartel: quién va a la izquierda -lugar protagónico-; si el rubro vá a la misma altura o por separado y asi la marquesina se transforma en la verdadera figura del show.

3 - La ubicación de los nombres arriba o abajo del título es clave. Si una figura ni siquiera necesita poner el nombre en la marquesina es porque tiene el peso suficiente y la popularidad para convocar.

4 - Si no hay forma de ir arriba del título te ofrecen un destaque debajo, hasta llegar al conocido y antiquísimo "cartel francés" que suponemos nació en París pero que por estas tierras ha tenido en su interior a gente que de Francia, ni la plaza.

5 - Te puede tocar una marquesina multitudinaria en la que participe todo el elenco, o una en la que solo aparezcan los protagonistas, y debas conformarte con la puerta del teatro, o media puerta, o media media, o medio que te ubican en el programa de mano y ya harás carrera para subir.

Dejá tu comentario