Los poco amistosos apodos que se ponen las chicas del Bailando

No se sabe quién los creó, pero ya se escuchan en los pasillos de Ideas del Sur. Vuelven las internas y los celos al certamen.

Según la Real Academia Española, un “apodo” es un nombre que suele darse a una persona, tomado de sus defectos corporales o de alguna otra circunstancia. Pero en "Bailando por un sueño 2010" estas ingenuas comparaciones rosan la agresión.

Según reveló el periodista Luis Ventura en el programa "Intrusos" -por América TV-, Belén Francese y la cocinera Jimena Monteverde son "las inco”. Este apodo hace referencia al poco deseo sexual que ambas bailarinas generarían en los hombres. 



De acuerdo con lo revelado en ese programa, Evangelina Anderson es la "come trapo" debido a su exuberante cola y "La Niña Loly" es "Capitán Garfio", porque cuando baila tiene la costumbre de doblar los dedos de sus manos como un garfio.

Un poco más ofensivo, a Silvina Escudero le dicen "negrita alzada" por sus idas y venidas con Matías Alé y su nueva relación con un joven actor de la tira "Casi Ángeles". Luciana Salazar tampoco se salvó de los seudónimos y le pusieron "fideito con cara de riñón".

Pero la más castigada fue Andrea Ghidone que tiene tres apodos para elegir: "pendevieja", "limítrofe apestosa" y "Andrea gastada", según "Intrusos".


 


Francese, que estaba presente en el momento en que Ventura contaba el poco feliz chimento, dijo no estar de acuerdo con los nombres pero dio fe de que en los pasillos de Ideas del Sur las participantes se llaman así.

Dejá tu comentario