Marilyn recibió duros SMS de su madre: "Se me fue de las manos"

La hija de la polémica vedette aseguró que no está arrepentida por la pelea que surgió con su madre y su tío. Y mostró los duros SMS que le envió Silvia.

“Se desvirtuó todo. Lo que no tenía que pasar, pasó”. Tras aparecer en cámaras para contar lo que significa llevar el apellido Süller, Marilyn, la hija de la famosa y estrambótica Silvia, quedó sin buscarlo en medio del juego mediático. Ese que tan bien manejan su madre y su tío Guido.

“Ella me llamó hoy a eso de las tres. Me decía ‘¿qué querés, qué querés?’. Está enceguecida por las cosas que dije, las tomó para otro lado. Ella piensa que aparecí para opacar a todos y me dice que va a seguir siendo la reina de la televisión. Capaz me ve como competencia, pero ellos van a seguir siendo quiénes son y a mí no me interesa. No estoy arrepentida de nada de lo que dije. Es la verdad y la verdad no ofende, no maté a nadie”, añadió Marilyn.

La joven, de 23 años, comentó además que recibió dos mensajes de texto de su madre. El primero decía que “no era digna” de ser su hija. El segundo, fue todavía más duro: “No te pierdas cómo hago mierda a los Graviotto, en especial a la dulce Norma –madre de Sebastián, el primo-. Sabés con quién te metiste, me extraña hueca”.

Marilyn además comentó que durante un momento vivió en el mismo edificio que su madre, quien solía tocarle timbre a las cinco de la madrugada o le recriminaba que hacía encuentros con sus amigos de facultad y no la invitaba a ella. Hasta que finalmente Silvia le dijo que ya no le pagaría el departamento y tuvo que ir a vivir a lo de su abuela.

Ahora, la joven hija de la mediática siente que su madre no entendió lo que quiso decir y que todo se le fue de las manos. “Le pedí que escuche bien lo que dije, porque después hasta dije cosas hermosas de ella y que no había sido nada grave. Pero no quiere saber nada. De hecho Guido y ella se dijeron cosas peores y me contestó: ‘No, pero nosotros somos mediáticos”.

“Se desvirtuó todo. Lo que no tenía que pasar, pasó. Empecé algo que se me fue de las manos. Pero siento que lo tengo que terminar para después poder seguir con mi vida. Tengo una carrera, tengo mis cosas”, finalizó la chica, quien siempre destacó que no le interesaba la efímera fama de los medios. El problema, es que a su madre y a su tío sí le gusta y saben muy bien cómo manejarse.

¿Cuál será el próximo capítulo de la interna Süller?

Dejá tu comentario