Fuerte testimonio de una ex "Combate": "Caí engañada a un prostíbulo cuando era chica"

Esto pasa

Estefanía Berardi reveló una sórdida situación que le tocó vivir y que recordó tras ver "Sky Rojo", la serie protagonizada por Lali Espósito.

Estefanía Berardi reveló una sórdida situación que le tocó vivir cuando era menor de edad y buscaba trabajo. Tras ver Sky Rojo, la serie española en la que Lali Espósito es una bailarina de un burdel del que intenta escapar con sus compañeras, la ex Combate recordó que, a los 17 años de edad, la llevaron engañada a un prostíbulo, una experiencia que le generó mucha angustia.

En su cuenta de Instagram, la conductora narró esa traumática experiencia. “Caí engañada a un prostíbulo cuando era chica. Esto me paso en Mar del Plata, mi ciudad, mientras buscaba trabajos a los 17 años. Así me termine dando cuenta que era un puterío, ya que no sabía cómo eran, nunca había visto uno. Y así me escapé y safé. Termine de ver la serie de Lali, #skyrojo y me acorde de esta historia que la tenía bloqueada en mi mente. Lo cuento, porque lamentablemente estas cosas siguen sucediendo y mi historia tal vez hace evitar que le suceda a alguien más”, escribió Estefi como epígrafe de un largo video en el que contó con detalle lo vivido.

“Caí en un prostíbulo engañada. Tenía 17 años, soy de Mar del Plata y quería buscar trabajo. Estaba con mi amiga en el centro y nos fijamos los avisos en el diario. Uno decía se buscan bailarinas para shows y un número de teléfono. En ese momento mando un mensaje de texto y cuento que soy bailarina profesional. Me contesta que vaya a las 14 y charlemos. Estaba re contenta", narra la influencer en su video.

Y prosigue: “Fui y era una casa ubicada en el barrio Los Troncos, en Mar del Plata. Mi amiga sabía que iba a ir. Llego y una señora muy mayor me abre la puerta. Me siento a esperar, pero no entendía qué era el lugar. Cuando veo el techo, estaba decorado con telaraña de cotillón y en mi inocencia pensé que era un Instituto de Inglés que festejaban Halloween".

Y añadió: “Tocan timbre y era un varón. La señora me dice que espere de un lado y que no me vieran para que no me confundieran. Ahí viene una morocha en portaligas que estaba en culo y ahí empiezo a ver que en las habitaciones había todas camas de dos plazas. Me pongo nerviosa y dije 'tengo que salir de acá'. Le digo a la viejita que estaba mi mamá en la puerta y que tenía que salir. Salí corriendo y lloré desesperada".

Temas