Exclusivo: Moria Casán cumple años con un insólito episodio en Edelweiss

Esto pasa

La diva llegó anoche al histórico restaurante de los famosos con un grupo para comenzar los festejos en el día de su cumpleaños. Enterate en esta nota de lo que pasó cuando llegó.

Moria Casán, la diva ortomolecular -así la presenta cada noche Marcelo Tinelli en Showmatch-, cumple años en una jornada en la que recibe felicitaciones y saludos por la red social Twitter y en forma personal; en medio de días movidos por la causa de las joyas aún latente y por estrenar nueva obra de teatro.

No imaginó Moria un cumpleaños con pedido de captura y sin poder salir del país. Habitualmente para esta fecha suele hacerse una escapada a Miami u otro destino internacional no tan lejano y festejar su aniversario.

Este es distinto: los ensayos de "Tres mitades", la obra de Muscari con su hija Sofía Gala y Mario Pasik la tiene atada a Buenos Aires, y lo cierto es que de todos modos las restricciones impuestas por la justicia no la dejan ir muy lejos: si sale de Argentina, Interpol la detendría hasta que obtenga la eximición de prisión en Paraguay y se levante la orden de captura, gestión en trámite que la llevará a declarar en estos días para salir de la enmarañada trama de las joyas.

En medio de este cumpleaños diferente, esta madrugada protagonizó un hecho polémico en el mítico Edelweiss, el restaurante de las estrellas en la calle Libertad.

Hasta allí llegó Moria con su grupo de amigos y colaboradores para empezar el día de su cumpleaños en medio del estruendo que genera su sola presencia. Hasta que llegó al lugar reinaba una cierta "armonía paqueta" porque estaban -entre otros comensales-  en una mesa el ex Director del Teatro Colón Sergio Renán junto a José Miguel Onaindia, que venían del concierto de Zubin Metha. En otra mesa se encontraba el galerista Jorge Mara y los escritores Tununa Mercado y Noe Jitric, todos representantes de la intelectualidad nacional. También estaba la Directora de Radio Nacional María Seoane.

Pero cuando Moria llegó al restaurante, su irrupción provocó un murmullo generalizado que llamó la atención en medio de la cena. Moria -reina absoluta de su mundo y circunstancia- no registró lo que pasaba, y si lo hizo no lo demostró jamás. Entró como una tromba con su grupo y ¡agarrate!

Al murmullo, y cierta tensión sobrevolando el salón principal de Edelweiss, sobrevino un silencio, el tintineo de alguna copa, el ruido de los cubiertos, más de uno llevó rápido comida a la boca y otros retomaron sus conversaciones en medio tono; pero nada impidió que se escuche -desde alguna mesa- la frase matadora que pareció rebotar en todos los rincones del lugar.

Alguien dijo lo suficientemente fuerte como para que todos escuchen: "Devolvé las joyas!!!".

Fue la voz de una mujer. No sabemos de dónde vino ni mucho menos si Moria la escuchó, pero lo cierto es que siguió su camino y se retiró a otra ala del salón, a festejar con sus afectos este día tan especial.

Esta anécdota fue contada al aire por Radio Mitre en el programa "Hola Chiche", por la periodista ecónomica del diario Clarín, Silvia Naisthat, que fue testigo presencial de los hechos ocurridos en el restaruant.

Dejá tu comentario