Exclusivo: Otra noche escandalosa; Carmen furiosa con su elenco frente al público

Esto pasa

Anoche Barbieri hizo parar la música del saludo final frente a una sala llena después de la función y retó a su elenco delante de la gente por las internas en la compañía.

Nuevamente ardió troya y esta vez fue frente a una sala llena en la presentación de la revista Barbierísima anoche en la ciudad de Chacabuco, en la provincia de Buenos Aires, cuando en el saludo final de la compañía, su capocómica Carmen Barbieri hizo parar la música y retó a su elenco por las internas ante la mirada atónita del público

Antes los camarines fueron un hervidero. El cómico Beto César protagonizó un fortísimo cruce con tres vedettes de la compañía: Andrea Ghidone, Victoria Xipolitakis y Andrea Estévez. La noche anterior en otra parada de la gira un cruce entre el actor y Emiliano Rella fue escuchado por las chicas, y alguien lo hizo circular por Twitter.

La discusión venía de la semana pasada cuando las tres mencionadas encararon a Claudia Albertario en una catarsis colectiva en la que no se salvó nadie. Los protagonistas de la revista conviven desde el 1 de diciembre del año pasado en Mar del Plata y comparten esta gira desde fines de marzo: el desgaste se hace notar y los sub grupos, comentarios, cruces y peleas llevaron a la cabeza de compañía a poner orden delante del público.

Terminado el saludo, cuando el telón iba  a bajar en la sala de Chacabuco repleta, Barbieri dijo "Por favor, sonido, bajen la música. Quiero decirle al público que este espectáculo se logra gracias al trabajo de mucha gente pero que los trapos sucios se lavan en casa. Somos carne de twitter y programas de chimentos que cuentan lo que pasa, pero hay que defender nuestro trabajo y seguir adelante con esta gira pese a todo".

Carmen se dio vuelta y señaló uno por uno al elenco parado de frente a la platea y mientras lo hacía les dijo: "Tienen que honrar su trabajo como lo hacía mi padre". Después del monólogo improvisado de Barbieri la gente aplaudió y el elenco se fue a camarines en silencio.

Los grupos están divididos y el aire se corta con cuchillo en una convivencia que tiene bandos separados, deslealtades, decepción y una interna feroz que parece no tener fin. En un pasillo del teatro se escuchó la frase que retumbó en el elenco: "Las une el espanto".

Dejá tu comentario