Informe exclusivo: Ortega vs Tinelli; tácticas y estrategias en la pelea del año

Esto pasa

Se declaró una "Guerra Santa" en televisión por el trasfondo que está detrás del romance entre el conductor de Showmatch y Guillermina Valdes. Cómo sigue esta historia, en esta nota.

Esta semana será la de la "Guerra santa" en los medios y el mundo del espectáculo para saber quién está de cada lado en la historia de la relación entre Marcelo Tinelli y Guillermina Valdes, y en la sub historia que nace de ese romance: La supuesta "traición" de Tinelli a su amigo Sebastián Ortega, ex de Guillermina.

Ella misma fue contundente en el reportaje exclusivo que le dio a RatingCero.com el sábado: "Marcelo y Sebastián no son amigos"; pero claro, hay quiénes seguirán debatiendo ésto, y por eso cada cara de esta moneda tiene su estrategia para comunicar "hacia el afuera" lo que pasó y lo que va a pasar.

La "estrategia Tinelli":

Desde el entorno del conductor de Showmatch se buscará seguir instalando la idea -para muchos, probablemente real- de que Tinelli y Ortega nunca fueron amigos, por lo tanto no hubo traición. Por el momento -salvo que él lo decida- el conductor no va a hablar del tema en extenso, más allá de la expectativa que genere lo que pueda admitir en su programa, probablemente con Gasalla en algún paso de humor.

Ya habló Guillermina Valdes y dejó claro el concepto de la "no amistad" entre su ex y su nueva relación.

Los "satélites" de Tinelli -entorno, colaboradores, etc- hablan en privado del amor que hay entre ellos, de la divina pareja que forman, de lo buena que es Guillermina.

Todavía no se terminaron de arreglar las notas o producciones fotográficas con las revistas "grandes", pero están en eso. Las guardias de fotógrafos no cesan. Inclusive se dice que ella salió camuflada de su casa el viernes a la noche para que no la sigan al departamento de Tinelli.


La "estrategia Ortega":

Su círculo íntimo hace saber lo que piensa el productor de Graduados; que hubo traición. Amistad rota y  falta de códigos son los términos que se instalan desde el interior de Underground.

La propia trama de Graduados podría incluir la historia de un amigo que le saca la mujer a otro, o algo parecido, para hablar de eso y bajar línea desde lo argumental. Mantener a Guilelrmina lejos de la discusión también es lo que se proponen. El blanco es Tinelli.

Sebastián Ortega por ahora tampoco ha dicho que quiera salir a hablar. Voceros o amigos, como Andy Kusnetzoff bajan línea de algún modo sobre lo que siente el ex de Valdes.


Así las cosas, más allá de lo que piense cada uno, la verdad de la historia solo la tienen ellos tres: Hasta ahora solo uno habló públicamente y fue Guillermina. Hasta que no hable el resto, nos quedamos con su verdad y esperamos escuchar públicamente a los dos protagonistas masculinos y qué tienen para decir o callar.

Dejá tu comentario