Las novias de Ricardo Fort, ¿cobraban para estar con él?

Esto pasa

Su abogado contó cuál era el arreglo económico que tenía el empresario para mostrarse con sus parejas.

Para dar sus primeros pasos en el ambiente artístico, Ricardo Fort tuvo que crear toda una ficción alrededor de su biografía de millonario. Es que además de mostrar sus lujos, con sus autos importados y joyas adquiridas en sus viajes por Miami, Ricardo iba siempre acompañado por una mujer a quien presentaba como su pareja, cuando en realidad, mucho tiempo después terminó reconociendo que esa parte de su intimidad era una mentira.

La primera de ellas fue Virginia Gallardo, en ese momento una bailarina del Bailando de Marcelo Tinelli, pero también estuvieron Claudia Ciardone, Erika Mitdank y Violeta Lo Re. Ésta última fue la primera que rompió ese pacto y dijo la verdad en Intrusos, anunciando la cuestión con una frase épica: "La apocalipsis existe, y hoy empieza". Todas ellas se trataban de modelos o vedettes que se hacían famosas al lado de Ricardo y su mundo.

Poco antes de su muerte, Ricardo por fin contó la verdad del vínculo que mantenía con todas ellas, que se trasladaba también hacia sus hijos, un acuerdo de amistad que les cerraba a todos.

Esta semana, en Los ángeles de la mañana estuvo Martita, una de los dos jóvenes herederos Fort junto a su hermano Felipe, y Cinthia Fernández tocó el tema de las famosas "novias" que acompañaban a Ricardo. Lo que dijo la panelista, concretamente, es que ellas cobraban un dinero por mostrarse con el empresario.

"De una de las novias, yo sí sé de la boca de ella que cobraba", aseguró Cinthia, sin nombrar a la involucrada en cuestión. En el piso se encontraba el abogado César Carozza, quien se desempeñaba como mano derecha de Ricardo en cuestiones financieras.

Ellas tenían una tarjeta de crédito y compraban cosas, pero no tenían un contrato. Por otro lado, protagonizaban la obra de teatro del momento y cobraban el doble", explicó el letrado, tratando de desmentir los dichos de Cinthia.

Sin embargo, la panelista se mantuvo en su planteo: "Chicas, había novias que cobraban. Yo no la voy a mandar al frente, pero una de las novias me lo dijo a mí en una charla privada. Me dijo hasta el número. Sí, cobraba, cobraba por mes. Y no está mal porque ella lo tomaba como un trabajo. Además, eso le derivaba trabajo en el teatro. Ella lo aceptaba, nadie la obligaba", terminó diciendo.