Familias ocuparon por 15 horas vías en Retiro

Cientos de personas acamparon sobre las vías del San Martín. Aseguran que que no buscaban ayuda social, sino una solución a ese problema.

La toma de un predio cercano a la estación Retiro de trenes, en la Ciudad de Buenos Aires, por parte de 150 familias, derivó hoy en la paralización por casi 15 horas de la línea San Martín tras una decisión del gremio de maquinistas para que los gobiernos nacional y porteño busquen una salida al conflicto en esa zona.



En tanto, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, reclamó la intervención de la Policía Federal para cumplir el fallo judicial que ordenó desalojar el Club Albariño, en Villa Lugano, zona sur de la Capital Federal, ocupado hace cinco días y donde el viernes a la noche hubo incidentes.



Rodríguez Larreta aseguró que llamó "tres veces" a la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, para buscar una salida a ese conflicto, mientras que desde esa cartera dijeron a DyN que para la funcionaria tanto esa ocupación como otras en el Conurbano deben resolverse "políticamente".

El paro en la línea San Martín, que une las estaciones ferroviarias Retiro-Pilar, se extendió entre la una de la mañana y las 16, cuando se decidió suspender la medida, que, en principio, iba a tener una duración de 24 horas según había anunciado el gremio La Fraternidad.



Pasadas las 16, se dispuso levantar la medida, tras un acuerdo entre los trabajadores y autoridades nacionales. Fuentes del gremio y de la Secretaría de Transporte señalaron a DyN que el cese de la huelga fue resuelto luego de que la Policía Federal desalojó la zona operativa del ferrocarril, tomada por un grupo de familias.



"Se firmó un acta entre La Fraternidad y la UGOFE-San Martín y la entidad (los maquinistas) decidió suspender la medida por el término de cinco días, exigiendo que se garanticen medidas de seguridad y el total desalojo de la zona operativa", dijo a esta agencia un vocero del gremio.


Fuentes de la Secretaría de Transporte señalaron que el servicio comenzaba a operar con normalidad, con las frecuencias propias de un sábado, tras el paro de los maquinistas.



Al momento de explicar los motivos del paro, desde el sindicato se argumentó que se lo realizaba como "precaución" ante la ocupación que decenas de familias realizaban de un predio cercano a las vías, en una extensión de cinco manzanas.


"La ocupación pone en riesgo la seguridad de nuestros compañeros. La medida de fuerza se tomó por precaución", indicó el jefe de prensa de La Fraternidad, Horacio Caminos.


En declaraciones a radio Mitre, explicó que la medida de "retención de tareas" tuvo como objeto plantear "un alerta" frente a la "compleja" situación que viven las familias establecidas en terrenos cercanos a las vías.



El sindicalista dijo que la gente era "llevada" al lugar y aseguró que ello "no es la primera vez que sucede. Pareciera que fuera algo sistemático", comentó.



Por su parte, uno de los delegados de las familias, que sólo informó su nombre de pila, Jorge, dijo que rechazan recibir subsidios por parte de las autoridades y reclamaron una solución habitacional.



"Somos gente pacífica, estamos cansados de promesas. No queremos negociar un posible traslado, un plan de viviendas o subsidios, sino que queremos un terreno para que sea nuestra casa", planteó.



En tanto, sobre la situación en el Club Albariño, de Villa Lugano, Rodríguez Larreta afirmó que las personas que lo ocupan son "más violentas" que las que permanecieron ocho noches en el Parque Indoamericano, donde se reportaron tres muertes tras la represión policial e incidentes entre vecinos y ocupantes.



Si la Justicia decide el desalojo, "el Estado lo tiene que ejecutar. Tiene que entrar la Policía y desalojarlos", señaló Rodríguez Larreta a radio Mitre. La orden de desalojo fue dispuesta la semana pasada por el juez federal Daniel Rafecas.



En cambio, desde la cartera de Seguridad dijeron a la agencia DyN que "se está analizando cómo actuar, fundamentalmente para evitar el escalamiento de estas situaciones y enfriar la problemática. Estos conflictos se resuelven políticamente", explicaron.



La ministra y sus colaboradores buscan evitar "situaciones innecesarias", como reprimir a las personas que se establecen en terrenos o a quienes provocan enfrentamientos entre vecinos.



En ese contexto, la candidata presidencial de la Coalición Cívica, la diputada nacional Elisa Carrió, opinó que "para lograr orden" tras la ocupación de predios por parte de familias sin viviendas es necesario resolver la emergencia habitacional "de manera urgente".



Además, puntualizó que "no se debe confundir a pequeños grupos de violentos con personas honestas y trabajadoras que viven en las villas".

Dejá tu comentario