¡Golazo! 7 ideotas para terminar con la violencia en el fútbol

La solución no es que llueva todos los domingos para que no se jueguen los partidos. Se necesitan medidas inteligentes…

Por Aníbal Litvin
anibal.litvin@yahoo.com.ar


 








Para evitar que los hinchas ingresen armas u objetos contundentes escondidos (como un bate de béisbol), entrarán desnudos al estadio. En invierno, esta medida refuerza la seguridad porque todos estarán tan duros que no podrán armar ni un solo bolonki.



 


 


 


 


 



 



La policía extenderá el tiempo de cacheo a cada persona que ingrese al estadio. Cada cacheo durará... 15 minutos aproximadamente. Así, podrán entrar a la cancha 14 o 15 personas como máximo y el resto tendrá que volverse a su casa porque no habrá a tiempo para entrar luego de tan exhaustiva inspección. ¡Y así no se forman las barras!

Los operativos de seguridad alrededor de los estadios comenzarán a 54 cuadras a la redonda de los mismos. Consistirá en un laberinto de vallas con una única entrada a la cancha. El que encuentre la solución antes del minuto 88, ingresará.

Para terminar la violencia en las canchas, que los partidos se jueguen en las plazas. Así, habrá violencia en las plazas pero se terminará la violencia en las canchas que es el problema que ahora nos compete. ¡Brillante!

Si va a comenzar un entuerto entre hinchadas, la policía repartirá -de regalo- riquísimos choripanes con somnífero adentro, capaces de dormir un paquidermo de 1.890 kilos en medio minuto. En vez del canto de la hinchada, se escuchará un simpático ronquido en conjunto.

Se dispondrán cámaras en todas las tribunas. Pero habrá tantas cámaras que no habrá lugar para la gente. Esto logrará una mayor seguridad, seguramente.

Habrá descuento de puntos. Pero no a los clubes sino a los hinchas. Si arman lío y se hieren, tendrán menos puntos para coserse en el hospital.


www.chistesparaelrecreo.blogspot.com

Bonus Track: Don Cornelio y la Zona 1987, “Ella vendrá”
http://videosdelareputamadre.blogspot.com/2010/03/don-cornelio-y-la-zona-1987-ella-vendra.html

Dejá tu comentario