Gran Bretaña rechaza la mediación de Hillary Clinton por Malvinas

Downing Street desestimó la ayuda ofrecida por la secretaria de Estado norteamericana por la explotación petrolífera en las Islas y ratificó la autodeterminación de los isleños

EFE
Por EFE
La oferta de intermediación realizada por la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, para alentar un diálogo entre el Reino Unido y Argentina por la soberanía de las islas Malvinas fue rechazada esta mañana por el gobierno británico, que resaltó que la ayuda "no será necesaria".

Un portavoz del primer ministro británico, Gordon Brown, respondió así a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien ayer se mostró dispuesta, durante una visita a Buenos Aires, a propiciar un diálogo entre ambos países.


La oferta de Clinton se produjo después de que la presidente argentina, Cristina Fernández, solicitó su intervención como "país amigo" de ambas partes, indicaron portavoces norteamericanos.

"Pensamos que no es necesario. Agradecemos el apoyo de la secretaria de Estado en cuanto a que nos aseguramos de que mantenemos los canales diplomáticos abiertos pero no hay necesidad (de implicación directa de EEUU)", manifestó el portavoz de la residencia oficial de Downing Street a medios británicos.

Esta aclaración llega después de que el ministro británico de Exteriores, David Miliband, informó al gabinete de ministros en su reunión semanal en Downing Street, despacho y residencia oficial del jefe del Ejecutivo, de los últimos acontecimientos y subrayara que la "autodeterminación de los isleños es el asunto clave".

"(Miliband) Enfatizó que tenemos una sólida y continuada relación con Argentina, particularmente en torno al G20 (grupo de países desarrollados y emergentes)", afirmó.

También aludió al controvertido programa de exploración de petróleo en aguas de las islas del Atlántico Sur que inició la compañía petrolera británica Desire Petroleum.

Reino Unido cree que la prospección petrolífera ha sido "lo adecuado" y además consideró que se trata de una operación "enteramente legítima", agregó el portavoz británico.


En respuesta a la exploración de crudo, Argentina estableció que cualquier buque que transite entre los puertos continentales y las islas deberá solicitar autorización previa del Gobierno argentino.


Argentina, que reclama las Malvinas desde 1833, pidió la semana pasada al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que ayude para que el Reino Unido acepte conversar sobre la soberanía de las islas.

Dejá tu comentario