La conmovedora historia del ganador de Los 8 escalones del millón

Matías es vendedor ambulante desde hace 25 años y le quedan pocas materias para recibirse de profesor de historia.

Un vendedor ambulante se ganó el millón de pesos en la última edición de Los 8 Escalones y emocionó a todos al contar su historia de vida.

En el primer escalón, Guido Kaczka le pidió a los participante que se presenten y la historia de Matías captó la atención de los presentes: “Hace tiempo que vendo sahumerios en los colectivos de la Línea 182″. El conductor siguió la conversación con algunas preguntas sobre los detalles de su trabajo: “Tengo un speech, tengo que levantar la voz para bancar el tráfico y lograr que la gente levante la vista del celular”.

Matías explicó que tiene una zona demarcada en el norte del conurbano bonaerense y hasta se animó contar cómo atrae a sus clientes: “Gente, país, tengan muy buenos días. Soy Matías, ¿cómo les va? Y a continuación este endémico pandémico tentempié laboral intitulado ‘rajando tamangos buscando ese mango que te haga morfar’”, dijo derrochando carisma.

Además, comentó que ese es el trabajo que tiene desde hace 25 años y es su principal fuente de ingresos: “Subsisto. Volví en febrero después de los dos años de pandemia y la verdad, mejor de lo que pensaba”, explicó el participante. Además reveló que vive en un hotel y que está a pasos de recibirse de profesor de historia.

Cuando le preguntaron que iba a hacer con el dinero en caso de ganar, el participante señaló que piensa destinar el dinero a alquilar una casa y ayudar a su hija con sus estudios: “Ella está en el Universidad Nacional de Arte, en tercer año, y le quiero hacer un fondito como para que cuando termine la segunda parte se pueda capacitar y hacer algunas otras cosas”.

En el camino hacia la meta, Matías tuvo un solo error y, en la instancia final, adquirió bastante ventaja sobre su rival, de manera que un error suyo era suficiente para que Matías se convirtiera en el ganador de la noche. Y así fue.

Cuando su compañera respondió incorrectamente, Matías festejó con euforia y se emocionó al recibir el cheque por un millón de pesos. Todos los presentes lo despidieron con una ovación, y varios dejaron escapar algunas lágrimas de emoción.

Temas

Dejá tu comentario