Una actriz encontró a un hombre desconocido durmiendo en su living: "Había un bulto en el sillón"

Sucedió en el departamento de Madrid de la actriz argentina Laura Laprida, hija de una de las Trillizas de Oro. Despertó a su marido y tuvieron que resolver qué hacer con el señor, que estaba borracho.

Una insólita situación vivió Laura Ladrida junto a su marido en Madrid, cuando encontraron a las 7 de la mañana a un hombre borracho durmiendo en el sillón del living.

La actriz contó con detalles la historia en Instagram. “Me levanto a las 7 de la mañana a hacer pis como todas las mañanas y desde mi cuarto veo que tenía la luz prendida del living. Salgo para ir a apagarla y cuando voy veo un bulto en el sillón de mi living tapado con mi mantita gris. Me acerco bien y ese bulto tenía pelos y botas. Había una persona durmiendo en mi sillón”, comentó.

Afortunadamente, Laura no estaba sola, sino que Eugenio, su marido, dormía plácidamente en la pieza. Cuando ella lo despertó le dijo literalmente que había "un hombre en el living", situación que él no le creyó.

Me dice: ‘No, ¿Cómo va a haber una persona? Es el trípode que ayer usamos para el casting’”, reveló. Tras insistirle para que vaya a ver, su esposo se levantó, fue al living y al volver a la habitación no podía creer lo que había visto: “Lu, hay una persona durmiendo en el sillón”, chequeó Eugenio.

Según su relato, el hombre hasta se había tapado con una manta que ella usaba para hacer yoga todas las mañanas. "La persona es desconocida. La primera buena noticia es que esta persona respiraba, al lado de este cuerpo durmiente estaban sus pertenencias, una petaca de ron y uno de mis vasos servidos. Eugenio quería despertarlo y hacerle un café y yo llamar a la policía”, fue la discusión.

“Lo despertamos y esta persona empezó a tirar patadas, estaba borracho. Luego, le pregunté cómo había entrado. Me dijo que vino con sus amigos anoche y que no era ningún ocupa. A lo cual dije: ‘¿Cómo con tus amigos? ¿Cuánta gente hubo en mi casa?’”, añadió.

Finalmente lo resolvieron sin policías. "Queremos creer que no, no hubo ningún signo de que hubo una fiesta en mi casa. Elijo creer que esta persona estaba muy desorientada y no sabía lo que decía. Después de eso, le pregunté dónde vivía y le pedimos un remís. ¿Cómo entró a mi casa? No lo sé. Ventana no porque vivo en un cuarto piso. Lo que sé es que esta casa tiene alarma y de ahora en más voy a llavear la puerta cada vez que me vaya a dormir”, cerró.

Temas

Dejá tu comentario