Maru Botana, denunciada por no cumplir el aislamiento tras su viaje a Francia

La cocinera podría ser sancionada por la provincia de Buenos Aires con una multa de $4 millones por hacer la cuarentena en su casa y no en un hotel.

Maru Botana fue multada por el Gobierno de la provincia de Buenos Aires por hacer la cuarentena en su casa y no en un hotel – como lo indica la ley provincial – luego de su viaje a Francia.

maru1.jpg

El Gobernador bonaerense, Axel Kicillof, le labró un acta por el que la cocinera podría llegar a pagar una multa de 4.300.000 pesos por no cumplir con los protocolos de aislamiento tras regresar del exterior junto a su familia.

Según la ley de la provincia de Buenos Aires dispuesta desde el 1 de julio, todos aquellos ciudadanos bonaerenses que regresen al país desde el extranjero deberán cumplir una cuarentena de cuatro días en un hotel para recién luego pasar otros tres días de aislamiento en sus domicilios particulares.

Tanto los gastos de hospedaje, como comida y traslado, corren por cuenta de los viajeros.

Maru Botana, cuyo regreso inicial a Argentina estaba previsto para el 7 de agosto, tuvo que permanecer tres días más en Lyon, Francia, luego de que su vuelo fuera suspendido a causa de la medida entonces vigente que solo permitía el ingreso de determinado número de viajeros al país.

Tras reprogramar el viaje, la cocinera y su familia no fueron notificados en el aeropuerto de Ezeiza sobre la nueva ley bonaerense vigente y decidieron cumplir la cuarentena en su casa.

El viaje familiar de Maru Botana en Francia

Maru Botana había quedado varada en un castillo de Lyon, Francia, luego de que cancelaran el vuelo que tenía previsto para esta semana en el marco de las restricciones que regían por la variante Delta de coronavirus.

maru2.jpg

“Estoy en la casa de una tía en Lyon, en el sur. Es una casa muy linda que queda en la campiña francesa. Vinimos a visitarla”, había contado la cocinera en una entrevista con el programa “Común y Corriente” de Radio 10.

La cocinera había detallado, además, que el castillo poseía 15 habitaciones con dos baños por cuarto, una piscina y cancha de tenis.

“Es un pueblito tan de cuento: por ejemplo, yo voy a correr a la mañana y acá cerca tenés la huerta pública donde están las plantas de zucchini, las lechugas, los duraznos, las nueces, los nogales... Y el pueblo vende lo que produce. Es monstruoso”, había descripto.

Según había detallado, ella y su familia tenían fecha de regreso el 7 de agosto pero la aerolínea les informó que el vuelo estaba cancelado.

Dejá tu comentario