Matías Alé: adicto al sexo o la excusa perfecta para "amar a todas" sin culpa

La especialista en adicciones Mariana Lestelle escribe en exclusiva para RatingCero.com sobre la patología de los "adictos al sexo": Si ud. tiene estos síntomas, es uno más.

Por Mariana Lestelle

A lo largo de los últimos 25 años, distintos escándalos públicos en relación a comportamientos sexuales de personajes, han puesto en el tapete una "nueva" enfermedad: la adicción al sexo. Tiger Woods, Michael Douglas y ahora nuestro tenorio local, Matías Ale se enmarcaron dentro de esta novedosa patología.

Un artículo de la revista Time plantea el titulo que a todos se nos viene a la cabeza, "adicción al sexo: una enfermedad o una excusa conveniente": http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,2050027-2,00.html

Como sabrán la medicina es muy protocolar y todas las enfermedades y trastornos tienen signos y síntomas que permiten diagnosticarlas. Este caso no escapa a la regla. La asociación Americana de Psiquiatría valida la adicción al sexo, denominándolo "trastorno hipersexual", y posiblemente aparezca como tal en la próxima edición del Manual Diagnostico y estadístico de los desordenes mentales (DSMV), y los criterios para definirlo son los siguientes:

A.
Durante un período de al menos seis meses, fantasías sexuales recurrentes e intensos impulsos sexuales, y comportamiento sexual en relación con cuatro o más de los siguientes cinco criterios:

(1) Excesivo tiempo es consumido por las fantasías e impulsos sexuales, y por la planificación y la participación en el comportamiento sexual. (15)

(2) Repetitivamente participan en estas fantasías sexuales, impulsos y comportamiento en respuesta a los estados de ánimo disfórico (por ejemplo, ansiedad, depresión, aburrimiento, irritabilidad). [16]

(3) Repetitivamente participar en las fantasías sexuales, impulsos y comportamiento en respuesta a eventos estresantes de la vida. [17]

(4) Esfuerzos repetitivos, pero sin éxito para controlar o reducir significativamente estas fantasías sexuales, impulsos y comportamiento. [18]

(5) Repetitivamente involucrarse en conductas sexuales sin tener en cuenta el riesgo de daño físico o emocional a sí mismo y/o a otros. [19]

B. No hay angustia personal clínicamente significativa o deterioro en importantes áreas sociales, laborales o de otro tipo de funcionamiento asociados con la frecuencia e intensidad de estas fantasías sexuales, impulsos y comportamiento. [20]

C. Estas fantasías sexuales, impulsos y comportamientos no se deben a los efectos fisiológicos directos de sustancias exógenas (por ejemplo, el abuso de drogas o medicamentos) o episodios maníacos. [21]

Como supondrán es muy difícil que un individuo tenga tan claro su trastorno, y si no hubieron profesionales de por medio que dieron el diagnóstico, uno podría pensar que entramos en el terreno de la excusa.

Ahora bien, si existiese la patología, al igual que en otras adicciones, todas los pensamientos y acciones están dedicadas obsesiva y compulsivamente a obtener el objeto de la adicción, y el paciente tiene severos cambios de comportamiento que alteran su vida totalmente, no pudiendo integrarse adecuadamente a la sociedad, a su trabajo, a sus relaciones familiares u otras.

Así que no confundamos, algunos son simplemente mujeriegos. Gustan de mujeres y su CAZA es un desafio adrenalinico. El problema que las mujeres solemos ser distintas, y cuando nos CAZAN, nos queremos CASAR. Debemos aprender la diferencia entre consonantes, y dejar de caer en nuestra soberbia de que al otro lo vamos a hacer cambiar.

No sé si Matías Ale, es mujeriego, "Don Juan", adicto al sexo. Tenemos los posibles diagnósticos del caballero, pero me pregunto, cuál será el de las damas??

Dejá tu comentario