El boxeo ¿pierde un ídolo?

Medi?ticos

Maravilla Martínez debutó ayer en Showmatch. Mientras se deslumbra con las cámaras, su entorno tiene miedo de perderlo para el ring.

Ayer por la noche el boxeador Maravilla Martínez debutó en la pista del Bailando. Tras su raíd mediático que incluyó una emotiva nota con Alejandro Fantino y el stand up que hizo en "Duro de domar", los productores de Tinelli vieron la veta y lo convocaron para bailar.

Pero en el mundo del boxeo temen perderlo en manos de la farándula. Las cámaras todo lo pueden y la sobre exposición de Showmatch encandila a cualquiera. Por eso, sus patrocinadores y managers creen que entre ensayos, baile, galas, duelos y sentencias, nominaciones, y lo que el programa genera puertas afueras -actos de presencia en boliches, noches de ronda, notas y entrevistas para móviles y programas de la tarde- el muchacho puede descuidar entrenamientos y compromisos y largar la toalla en pos de la buena vida mediática.

Maravilla Martínez no es la Mole Moli, que para cuando bailaba no hacía temblar los rings. El boxeador es uno de los tres mejores del mundo y tiene una pelea pendiente con el hijo del famoso Julio César Chávez, que espera fecha de confirmación.

El tipo es fachero, y de hecho la tarde de la foto del Bailando fue uno de los más codiciados y perseguidos por chicas famosas y no tanto. Teniendo en cuenta que algunas de las que allí se presentan están entre las más fáciles del medio, no le costará mucho tener sus buenos levantes. Pero el boxeo lo espera y su entorno tiembla ante tantas luces de neón.

Dejá tu comentario