Exclusivo: lo que nunca se contó de Redrado y Salazar

Medi?ticos

Martín Redrado es un hombre de farándula hecho y derecho. El economista tiene nuevos jefes de prensa. Detalles exclusivos de la relación con Luciana Salazar.

¿Economista mata galán? No parece. Más bien parece todo lo contrario. El ex Presidente del Banco Central Martín Redrado sube su perfil mediático mientras se afianza su relación sentimental con la modelo Luciana Salazar.

Redrado despidió a su último jefe de prensa y contrató para esos servicios a la agencia Life Chekka, la misma que representa a su novia, para que le maneje la agenda, las notas y todo lo referido a sus apariciones públicas.

La empresa de Mauricio Cataraín y Gonzalo Carriquiri -que se presenta en la web como de "representación artística y creadora de negocios para sus talentos, actores, actrices, modelos y celebridades..."; ¿en qué categoría entrará Redrado?- es la encargada de gestionar y pactar las entrevistas del economista en programas políticos. 

Las producciones de estos programas -de Nelson Castro, Bonelli y Alfano, Morales Solá, etc etc etc- quedan bastante sorprendidas cuando empleados de la agencia les hacen saber, por ejemplo, que "Redrado debe ser tomado por la cámara sólo de frente, por favor, no de perfil", lo que genera risas socarronas ante semejantes condiciones dignas de otro tipo de "figuras" en medio de programas de corte político.

Luciana Salazar, la novia en cuestión, ha sido la intermediaria para que Redrado esté asesorado de otra manera. Su romance con el ex funcionario marcha viento en popa. Sin embargo el motivo de su anterior ruptura vuelve a meter presión en la pareja: Luciana quiere formalizar, pero el economista avanza con pies de plomo: ella se queda en su casa de la calle Gorostiaga y 11 de septiembre -que él conservó tras su divorcio de Ivana Pagés, fue su única condición en la división de bienes quedarse allí- entre dos y tres veces por semana, cuando los hijos de Redrado están con su madre, ya que la relación con los chicos no es fluída.

Salazar se iría de la enorme mansión antes que Redrado; algunas lenguas maliciosas aseguran que él no la deja sola en su propiedad. De hecho planearía comprar una casa en un country a pedido de Luciana para estar más cómodos en "territorio neutral". Así es el amor.

Dejá tu comentario