2012, el año de los dientes largos

Medi?ticos

La frase no es nuestra, es de Reina Reech, quien en un corte de BDV, el ciclo de Andel de Brito dijo, "este año se usa el diente largo en la televisión". Esta declaración nos sirve de disparador para hacer un repaso de los dientes más llamativos de la farándula.

Estos son tiempos de cuidado estético, no sólo en la farándula sino en la vida de los mortales que andamos de a pie. Las dietas, las cremas, los métodos para modelar el cuerpo, las cirugías y ahora se suma la ortodoncia estética.

La tendencia son dientes super blancos, perfectos, brillantes como si fueran lustrados con Blem, y largos, bien largos, cuánto más largos mejor - en algunos casos- dos números más grandes que la cara.

Vemos en la televisión todos los días figuras que se han hecho mejoras estéticas: alguna vez fue la "era de  las lolas", de los implantes capilares (a los que adherimos fervorosamente), el del botox y la ortomolecular. Hoy el grito de la moda para verse mejor es "el diente largo".

La idea no es ser botones a la hora de señalar a los famosos que se han arreglado "el comedor", pero sí contar una tendencia en la tele que crece día a día y que llegó para quedarse entre nosotros.

El procedimiento es el siguiente: se colocan unas fundas dentales, que son capas de porcelana que se tallan y se modelan a medida del diente, con este sistema se logra una sonrisa blanca y fácil de hacer. El tratamiento es costoso, cada diente vale 5.000 pesos y requiere un cuidado periódico constante.

En otros casos se colocan "carillas", con una base de pasta que modela el nuevo diente sobre el existente y se fija con luz alógena.

Los personajes más llamativos de la farándula con dientes perfectos son: Luciana Salazar, casi el símbolo de esta moda, Hernán Piquín, recién llegado al barrio del diente largo (le quedó bien), Rocío Marengo bella y con una sonrisa renovada, Dady Brieva, un genio que decidió dar el paso para mejorar los "tedien". La chicas nuevas casi todas: Victoria Xipolitakis, Ayelén Paleo, Paola Miranda y muchas más, todas con sonrisas relucientes y brillantes.

No juzgamos a nadie, contamos una moda divertida que mejora la autoestima de los que la practican. De hecho uno de nosotros tiene flor de teclas y va por la vida de lo más feliz!

Dejá tu comentario