Dan a conocer fotos del "bautismo" de cadetes

Las imágenes muestras las polémicas prácticas a las que someten a los marinos que cruzan el ecuador por primera vez a bordo del barco.

La difusión de polémicas fotos sobre los bautismos de cadetes de la marina alemana en el buque-escuela Gorch Fock, que está varado en Ushuaia, provocó un gran revuelo en Alemania tras la muerte de dos cadetas de 18 y 25 años, en esa embarcación.

Las imágenes fueron publicadas en la edición de este miércoles del diario alemán Bild Zeitung, en una nota con el título “¿Esto es diversión o son órdenes humillantes?” y que reprodujo el sitio español El Mundo.

Allí se muestran ciertos rituales de bautismo de los novatos, como sumergirlos en botes salvavidas llenos de restos de comida y vómitos o recorrer de rodillas la cubierta hasta llegar a un oficial con una peluca rubia femenina al que tienen que adorar y besar los pies.

Según el periódico, las fotografías fueron tomadas en otoño de 2010 durante la denominada “ceremonia de cruce”, una fiesta que se celebra cuando el barco cruza el ecuador y en el que se someten a una especie de rito de iniciación los cadetes que lo traspasan por primera vez.

En el artículo, varios testigos manifestaron que “la participación en la ceremonia es completamente voluntaria pero hay una presión siniestra, porque los que no aceptan a participar es como si se quedaran fuera del grupo”.

Asimismo, confirmaron que en la fiesta participó el comandante del buque, el ya destituido capitán Norbert Schatz.

Las fotos también muestran a marinos realizando ejercicios en los mástiles sin la seguridad adecuada y una fiesta en el comedor de cadetes celebrada al día siguiente del funeral por la muerte de una de sus compañeras.

Las muertes son investigadas por la justicia alemana, que envió a la embarcación un equipo de siete personas formado por marinos y juristas que deberán averiguar las circunstancias de la muerte de las dos cadetas.

En tanto, el defensor de Schatz en el Parlamento alemán, el diputado liberal Hellmut Könighaus, señaló que antes de la última muerte no había “grandes incidentes a bordo de los que se tuviera que informar” aunque confirmó que en las entrevistas con los cadetes se produjeron denuncias “no masivas” contra la actuación de algunos oficiales.

Dejá tu comentario