El Papa, preocupado por los niños víctimas de los abusos de sacerdotes

Calificó los hechos de "crímenes atroces".

Por EFE
El Papa está "muy preocupado" por los casos de abusos cometidos durante años a menores por curas católicos en Irlanda, afirmó hoy el cardenal Sean Brady, arzobispo de Armagh y primado de ese país, quien se encuentra reunido en el Vaticano con Benedicto XVI para tratar esos "execrables casos".

"Este es el tercer encuentro con el Papa sobre estos casos en siete meses. Creo que el Pontífice está muy preocupado", dijo Brady a Radio Vaticano, en la primera de las dos jornadas de reuniones de Benedicto XVI y la Curia Romana con representantes de la Conferencia Episcopal Irlandesa.

Brady manifestó que este encuentro ha sido "muy preparado" y es un "paso más de un largo camino", y expresó su deseo de que dé paso "a un proceso de arrepentimiento, renovación y reconciliación para el bien de todos".

El cardenal agregó que el objetivo del Vaticano y de la Iglesia irlandesa es "la tutela de los niños".

La reunión con el Papa es la continuación de la celebrada el 11 de diciembre pasado en el Vaticano, a la que asistieron Brady y el arzobispo de Dublín, monseñor Diarmuid Martin, así como el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, los cardenales y arzobispos de la Curia Roma competentes en el caso y el Nuncio en Irlanda.

Entre los cardenales de la Curia asistieron Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación para los Obispos, y Williams Joseph Nevada, prefecto para la Doctrina de la Fe, y el arzobispo Francesco Coccopalmeiro, presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos.

La reunión, que comenzó a primeras horas de hoy, se prolongará hasta últimas horas de esta tarde y continuará todo el día de mañana.

El Vaticano no tiene previsto informar hoy del desarrollo de la reunión.

En noviembre pasado se conoció un informe oficial que denunció que durante los últimos 30 años al menos unos 400 niños fueron víctimas de abusos cometidos por 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín.

Benedicto XVI calificó los hechos de "crímenes atroces".

Dejá tu comentario