Santa Sede denuncia que se busca golpear al Papa con los casos de pederastia

EFE
Por EFE
El Vaticano denunció hoy lo que considera un "evidente e innoble intento de golpear a cualquier coste" al Papa Benedicto XVI con las nuevas denuncias procedentes de EEUU sobre casos de pederastia por parte de sacerdotes que fueron ocultadas, según esas víctimas, por el actual Pontífice.

La denuncia la hace el diario vespertino de la Santa Sede, "L'Osservatore Romano", que acusa a la prensa internacional de difundir una imagen de la Iglesia Católica "como si fuese la única responsable de los abusos sexuales, lo que no se corresponde con la realidad".

En una nota titulada "Ningún encubrimiento", el diario del Vaticano señaló que los criterios de Benedicto XVI para afrontar los casos de sacerdotes pederastas son "transparencia, firmeza y severidad".

El vespertino vaticano agregó que se trata de un modo de actuar "coherente con su historia personal", que "evidentemente no gusta a quienes preferirían poder instrumentalizar, sin base alguna, horribles episodios y casos dolorosos de hace varias decenas de años".

El órgano de la Santa Sede respondió con esta nota al artículo publicado hoy por el diario estadounidense "New York Times", que aseguró que las máximas autoridades del Vaticano, incluido el actual Papa, Benedicto XVI, encubrieron al sacerdote estadounidense Lawrence C. Murphy, acusado de abusar sexualmente de unos 200 menores entre 1950 y 1970 en una escuela para niños sordos del estado de Wisconsin.

"L'Osservatore Romano" hace una reconstrucción de los hechos y señala que los informes sobre la conducta del sacerdote fueron enviados por el arzobispo de Milwaukee en 1996 a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que dirigía el cardenal Joseph Ratzinger, actual Papa.

En dichos informes sólo se hacía referencia a la violación del sacramento de la penitencia y no a las acusaciones de abusos sexuales.

El diario del Vaticano asegura que sobre el caso Murphy "no ha habido ocultación" y ello se puede ver en la documentación que adjunta el diario estadounidense, que incluye un carta del cura pederasta a Ratzinger en 1998 pidiendo que su proceso fuera interrumpido debido a su grave estado de salud.

La congregación para la Doctrina de la Fe respondió pidiendo al arzobispo de Milwaukee que pusiera en marcha todas las acciones pastorales para lograr la reparación del escándalo y el restablecimiento de la justicia, "finalidad, esta última, reiterada por el Papa como lo demuestra su carta a los irlandeses", afirmó el diario.

Dejá tu comentario