¿Por qué se pelearon el Indio Solari y Skay? La historia

Música

El Indio Solari tuvo un inesperado gesto en redes sociales. Vale recordar la historia del final de una de las grandes bandas argentinas.

“Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota” es una de las bandas más importantes de la historia de la música argentina. El 4 de agosto de 2001 dieron su último show en el Estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba y poco después anunciaron su final. Tensiones insoportables ya reinaban a la mesa chica del grupo desde hace tiempo.

El verdadero principio del final se dio durante el 2000, en un viaje a Nueva York del Indio, Skay y la Negra Poli (manager del grupo) para la edición del que sería el último disco de la banda, “Momo Sampler”.

Según lo publicado por la biografía del grupo “Fuimos reyes”, las tensiones fueron en aumento con el correr de los días del proceso de edición: el interés del Indio por lograr un “sonido perfecto” chocaba de frente con la paciencia de Skay, que no pretendía que la estadía lejos de Buenos Aires se extendiera más de la cuenta.

En el siguiente fragmento del citado libro, los periodistas Mariano del Mazo y Pablo Perantuono agregan valiosos detalles:

"Las tensiones gobernaron el viaje. Y no tenían que ver con el cortocircuito entre los líderes, sino con la imposibilidad que tuvo Solari para quedar satisfecho con el sonido. Se quedaron casi dos meses en Nueva York. El trabajo lo hacían mayoritariamente los encargados de la mezcla (Mario Breuer y Eduardo Herrera). Los músicos vivían en el hotel Delmónico en Manhattan.

Skay, Poli y el Indio aprovecharon para recorrer, hacer compras y ver música en vivo. Entre los shows que vieron, Solari quedó fascinado con los Liquid Soul, una numerosa banda de Chicago que fusionaba el acid jazz, el funk y el hip hop, y que además de tener músicos tradicionales, con varios instrumentos de viento, también contaban con dos MC's y un DJ en vivo. Pero el retraso de la mezcla, con los costos que implicaba, esmeriló la paciencia de la delegación, especialmente la de Skay. Cada vez más nervioso, les pedía explicaciones a Herrera y Breuer. Ambos se encontraban en una suerte de encerrona; por un lado, recibían la presión de Skay y de Poli para apurar el trabajo; por otro, tenían la mirada inquisidora del Indio encima, obsesionado con la búsqueda de un sonido perfecto. Decidieron reunirse en el hotel. La charla subió de tono. Hasta que Solari y Beilinson comenzaron a discutir a los gritos. Incómodo, Breuer se levantó y se fue. Herrera intentó hacer lo mismo, pero se quedó y presenció todo a pedido de Poli.

Eduardo Herrera: "Fue fuerte y venía desde antes. En un momento Skay le dijo que cuando llegaran a Buenos Aires lo arreglarían en una charla a solas. El Indio lo cortó en seco: 'Con vos no me tomo ni siquiera un café'".

Ese era el clima que sobrevolaba la cúpula redonda. Si bien la relación no se quebró, en aquel viaje a Nueva York dio muestras de fatiga y enfriamiento. Era la primera vez que los dos líderes tenían desencuentros tan hondos, vinculados no solo con diferencias de criterios estéticos, sino con el destino de Patricio Rey."

Este fue el principio del final. “Momo Sampler” terminaría viendo la luz, pero solo fue tocado en vivo tres veces: dos shows en Uruguay en abril de 2001 y el concierto final en Córdoba en agosto. Las tensiones crecientes del grupo, los hechos violentos que tiñeron los shows de River en abril del 2000 y la realidad de un país que iba directo al estallido hicieron que este álbum nunca sea interpretado en Buenos Aires.

En el seno del grupo, el golpe de gracia se dio en torno a discusiones sobre material de audio y video de alta calidad que los Redonditos habrían grabado en los últimos años en sus shows de estadios. El resguardo de las copias y el qué hacer con el material terminó de esmerilar la rica historia de Patricio Rey.

Dejá tu comentario